07 de junio de 2017
07.06.2017
L'Eixample

Russafa exige los sonómetros ya solicitados por el barrio

La Asociación reprocha al equipo de gobierno que no atienda las continuas reclamaciones que han llegado incluso al Síndic de Greuges

07.06.2017 | 04:15

La Asociación Russafa Descansa, que la semana pasada entregó más de 600 firmas al Síndic de Greuges para reclamar una solución a la contaminación acústica, denunciaba ayer que los actuales concejales con resposabilidades delegadas «no establecen ni planes de acción contra la contaminación acústica, ni planes de inspección (sonometrias, auditorias acusticas, controles de aforos y de limitadores de decibelios) de los locales más molestos e incompatibles con el descanso vecinal en zonas residenciales por sus horarios ("afters", discotecas, discopubs), ni ordenan las terrazas, ni tan siquieran las señalizan a pesar del plan de choque iniciado en octubre de 2015 en Russafa».

«Este gobierno municipal ni atiende a las continuas recomendaciones que le hace llegar el mismo Sindic de Greuges al respecto de las reclamaciones de vecinos de Russafa, ni tan siquiera cumple y hace cumplir sus propias ordenanzas, ni por supuesto ejecuta las iniciativas vecinales cuando abre la posibilidad de participar, como con los sonómetros monitorizados aprobados en los presupuestos de 2017, y ya estamos a mitad de su legislatura», incidían ayer desde la asociación.

Según los vecinos, desde principios de enero de 2017, y como resultado de los presupuestos participativos del Ayuntamiento de Valencia a iniciativa vecinal se propuso la instalación de 15 sonómetros monitorizados en el barrio, con el apoyo entre otras asociaciones vecinales de Russafa Descansa. «Todo ello para verificar el cumplimiento de la ordenanza municipal de protección contra la contaminación acústica y actuar en los focos de ruido donde se superasen los objetivos de calidad acústica normativos», repordaban ayer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook