19 de junio de 2017
19.06.2017

La subida de las Rocas pierde fuelle tras dos años sin competición de arrastre

El acto transcurre con normalidad, aunque mucha gente echa en falta ver a un solo caballo afrontar la 'pujà'

19.06.2017 | 04:15
La subida de las Rocas pierde fuelle tras dos años sin competición de arrastre

Pasaban las cinco y veinte de la tarde, el termómetro marcaba 29 grados a la sombra y se empezaba a escuchar de fondo el armonioso sonido de la dolçaina y el tabalet. «Ya vienen, ya están aquí», se comenzaba a rumorear y la gente se acercaba a las vallas de protección para ver, un año más, como los poderosos caballos subían la cuesta de la calle Palau para dar por finalizado el «pas de les Roques». No obstante, este año la afluencia no era tan masiva como en ediciones anteriores. En 2016 ya se empezó a vislumbrar un bajón que se evidenció ayer y que, según comentaban varios asistentes, viene propiciado por el hecho de que ya no se haga el «concurso» de tiro y arrastre.

El año pasado el Ayuntamiento de València prohibió que se soltara a uno de los caballos en esa cuesta final y que, por tanto, se dejara a uno solo para acometer la subida. Entonces ya se explicó que el motivo fundamental era para proteger la estructura y la integridad de estos carros, algunos de los cuales son del siglo XVI. De hecho, al finalizar el Corpus Cristi los responsables de Patrimonio ya reconocían que las Rocas no Rocas no habían sufrido tantos daños como en otras ocasiones, al no someterlas a la tensión y los vaivenes propios de verse tiradas por un solo caballo.
No obstante, entre muchos aficionados a esta tradición, así como al tiro y arrastre en general, parece que ha calado más la idea de que el motivo es para proteger la integridad no sólo de las Rocas, sino de los caballos, algo que no comparten porque aseguran que «están acostumbrados» a estos esfuerzos. Así, Paco, que como cada año asistió con un grupo de amigos agricultores, hablaba incluso de que decisiones así «son antidemocráticas» y defendía que «las tradiciones deben continuar». Es más, recordaba que la afluencia de gente había bajado considerablemente debido a la prohibición del tiro y arrastre: «Otros años aquí no cabía la gente y ahora había mucha menos. Los políticos que nos gobiernan deberían de darse cuenta de estas cosas», matizaba.

Por su parte, Antonio Carbonell veía bien que no se hiciera el arrastre «porque así se evita un gran esfuerzo a los animales» pero explicaba que la afición que antes había hacia este acto era, precisamente, «para ver la competición y la subida de las rocas con un solo caballo». Él indicaba que aún era algo «espectacular» pero entendía que los hombres de huerta, muy aficionados al tiro y arrastre, «no vean bien este cambio». Con dos caballos por Roca la «pujà» transcurrió con normalidad, alguno se resbaló ligeramente pero todos subieron sin problemas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

Policía Local deja el control de la V-30 a la Guardia Civil

Policía Local deja el control de la V-30 a la Guardia Civil

Ambos cuerpos firman un acuerdo para restituir la legalidad y que la Benemérita vuelva a vigilar...

Promesas y final de curso en la playa

El epicentro de Sant Joan se desplaza hasta la fachada marítima en encuentros familiares y de...

El Carme, El Pilar y El Mercat serán barrios peatonales en unos meses

El Carme, El Pilar y El Mercat serán barrios peatonales en unos meses

El Ayuntamiento de València presenta la propuesta para «reducir al mínimo imprescindible» el...

Un horno salvado por tres emprendedoras

Un horno salvado por tres emprendedoras

En este negocio ofrece además de los productos de panadería, comidas preparadas caseras, así como...

Camí Reial exige un plan integral para el suelo liberado por las vías del tren

Camí Reial exige un plan integral para el suelo liberado por las vías del tren

La coordinadora del barrio denuncia el abandono de la denominada «cola» del Parque Central y...