09 de diciembre de 2017
09.12.2017

Llegan a la avenida del Cid los macropasos de cebra previos al derribo de las pasarelas

El desmantelamiento simboliza el cambio del modelo de movilidad, afirma Sarrià, quien garantiza la seguridad porque habrá una mediana para cruzar

09.12.2017 | 04:15
Pavasal ya ha colocado las vallas e indicaciones de la obra del paso de cebra en la primera pasarela de la avenida.

La empresa Pavasal ha iniciado la construcción del primer megapaso de peatones previo al desmantelamiento de la primera pasarela de la época del desarrollismo de la avenida del Cid, una autopista urbana donde el Govern de la Nau va a intervenir para pacificar el tráfico. La retirada de estas cinco pasarelas peatonales que «son un símbolo de un modelo de movilidad totalmente distinto al nuestro», apuntó el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, cuya delegación coordina esta obra en colaboración con la de Movilidad Sostenible. «Cuando se construyeron se hizo una declaración de intenciones de que por ahí no se podría pasar andando y se perdió la esperanza de que eso fuera algún día una avenida», añade el concejal, quien asegura, frente a quienes critican la intervención por insegura e innecesaria, que esta obras no es una cuestión filosófica, las pasarelas son una barrera física tremenda que incomunica a los barrios de L'Olivereta de la Luz y Fuensanta. Una persona mayor no cruza al otro lado si tiene que subir la pasarela», afirma.

El concejal aseguró que el cruce de esta avenida será seguro y para eso se van a hacer unos pasos de peatones «muy estudiados y seguros». La avenida, el principal acceso de tráfico de la ciudad, «no se podrá cruzar entera de una vez, pero tampoco Fernando el Católico», apuntó Sarrià. Para garantizar la seguridad se construirá una mediana y se instalará semáforos. La intervención «no va a afectar mucho a la velocidad, porque ya está limitada y están los semáforos, pero ahora no va a ser tan fácil obviarlos», aseguró el concejal.

Para Sarrià, al margen del factor de mejorar la movilidad peatonal y pacificar esta avenida, hay otros factores que justifican la retirada de las pasarelas. Las estructuras «están para quitar porque están oxidadas y son un peligro, además no se adaptan a la actual normativa de accesibilidad». Si no se quitasen habría que realizar una importante inversión para adaptarlas. Sarrià lanzó un mensaje tranquilizador y aseguró que las pasarelas no se quitarán todas de golpe. «Se hará de forma progresiva y se quitarán de una en una, y antes se harán los pasos de peatones para ir probando la medida». Además de la retirada de las pasarelas y los pasos de cebra, la intervención afectará a la calzada donde se construirá un carril-bici, aunque la previsión, inicialmente, no es reducir el número de carriles de esta avenida, que registra una intensidad media de tráfico de 100.000 vehículos.

El Govern de la Nau aprobó el pasado mes de octubre la adjudicación a Pavasal de las obras de desmantelamiento de las pasarelas de la avenida del Cid.

Plataformas degradadas

Tal como informó este diario, la degradación de estas plataformas recomendaba su desmantelamiento. La obra costará 402.766 euros y se realizará con cargo a tres dotaciones presupuestarias ya reservadas por el ayuntamiento.

El relativo a la instalación de semáforos y mejora de accesibilidad supone una tercera parte del presupuesto total (32,53 %) que asumirá el Servicio de Movilidad Sostenible, mientras el desmontaje de pasarelas es el grueso de la adjudicación, un 67,4%, a cargo del Servicio Municipal de Mantenimiento de Infraestructuras.

En total se derribarán cinco estructuras que están ahora ubicadas en los cruces de la Avenida del Cid desde las calles Hermanos Rivas, Burgos, José Maestre-Rincón de Ademuz, Casa de Misericordia-San Miguel de Soternes y la calle Marconi.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook