12 de abril de 2018
12.04.2018
Tecnología

Las startups desplazadas a San Francisco quieren desarrollar el modelo Silicon Valley pero en València

La competencia y el alto precio de la vida aconseja instalarse en la Marina y desarrollar talento propio

12.04.2018 | 16:45
Las startups desplazadas a San Francisco quieren desarrollar el modelo Silicon Valley pero en València

Las siete startups que esta semana forman la delegación valenciana en Silicon Valley (Willowi, Boat Jump, Entrenarme, Mr Jeff, Demium Startups, Welegal, Scoutim y la Asociación Valenciana de Startups) han conocido de primera mano las posibilidades y las complicaciones de instalarse en la cuna de la tecnología mundial, pero sobre todo han identificado los modelos de trabajo que pueden implementar en sus empresas o los campos de investigación que más futuro tienen en la actualidad. De hecho, estos modelos son el mayor capital que se llevarán para València, donde tienen claro la práctica totalidad de ellas que quieren seguir desarrollando su labor.

En la primera sesión de trabajo de la delegación, Javier Cortés, jefe de finanzas de Instacar y responsable de la misión, no dudó en calificar Silicon Valley como un mundo extremadamente complejo, que es el sueño de todo el mundo y en el que además resulta muy caro instalarse. "Venir a Silicon Valley es muy complicado, hay mucho canibalismo, porque hay mucha gente de todo el mundo que quiere venir aquí a realizar su sueño", explicó Cortés. Y fue Yurena García-Hevia, una canaria que trabaja para Stepone, quien explicó los pros y los contras de instalarse en San Francisco.

De este valle salieron compañías como Apple, Twitter o Google y es único en el mundo porque se ha producido una concentración de administraciones públicas y privadas, se han instalado más de 200.000 startups, se valora más el éxito que el fracaso, concentra el talento de todo el mundo, es una comunidad abierta donde todos se ayudan, hay gran cantidad de inversores, existe tecnología que no hay en otro lugar, se paga bien y se ilusiona a la gente.

Son, por tanto, abanderados de la innovación. En la actualidad, según explicó Yurena García-Hevia, son tendencia la identificación de Fake News y la creación de los coches autónomos sin conductor. Asimismo, se trabaja con intensidad en el control y unificación de todos los dispositivos de una casa, el abaratamiento de los sistemas o la movilidad. Y en San Francisco, donde recientemente se ha legalizado la marihuana, se trabaja también en ese campo.

Hay, asimismo, nichos de trabajo absolutamente experimentales que marcarán el futuro más inmediato. La inteligencia artificial concentra todos los esfuerzos, así como la introducción de algoritmos en las APPs. Los intérpretes del lenguaje son otro de los campos del futuro y lo que se llaman soluciones profesionales, que sería introducir el mundo digital en profesiones donde no existe. Por ejemplo, que los abogados tengan acceso a los antecedentes judiciales o introducir sistemas de producción informatizados en la agricultura o la ganadería.

Pero Silicon Valley es muy complicado de alcanzar. Las dificultades son muchas, sobre todo porque la competencia es muy grande y todo resulta muy caro. Como los salarios son muy altos (un becario de una gran compañía puede cobrar 5.000 dólares al mes) la vivienda o los centros de trabajo también lo son. Según Yurena García Hevia, un apartamento de una habitación puede costar 3.600 dólares al mes y una habitación alquilada, en torno a los 1.400. Y si alguien quiere instalarse en Silicon Valley, que es lo más recomendable si se quiere conseguir financiación, deberá disponer de dinero para instalarse, no menos de dos millones de euros.

La periodista Rosa Jiménez, explicó, por su parte, que hay una sobresaturación de empresas. "Aquí se peregrina, toda empresa quiere venir al menos a conocer esto", dijo. Y el carácter de los españoles no ayuda mucho en ese sentido, porque aunque son buenos y trabajadores, los definió como "ciclotímicos", es decir, que "primero creen que se van a comer el mundo y cuando algo falla creen que están hundidos". Les falta "método", que es la base sobre la que se trabaja en Estados Unidos.

Así las cosas, la mejor opción para las startup valencianas, y así lo confirmaron en esta primera sesión de trabajo, es empaparse de los métodos de gestión y las tendencias actuales para trasladar todo ese conocimiento a València. Eso incluye, los sistemas para conseguir inversores, la gestión de los equipos o los sistemas de venta, que es lo que pudieron conocer en la segunda parte de la jornada, cuando la delegación visitó las compañías Booking, Adobe, Wework y Twitter, cuyas sedes están en la ciudad de San Francisco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas