16 de abril de 2018
16.04.2018
Tinglados del puerto

Acaba el desmantelamiento de los boxes de la Fórmula 1

El desmontaje sólo ha costado 20.000 euros debido a que se ha subastado el material que había dentro

17.04.2018 | 09:07
El desmantelamiento de los boxes en noviembre pasado. Fotos: G. Caballero

Las empresas Surus Inversa y Lezama Demoliciones han finalizado los trabajos de desmantelamiento para liberar los tinglados 4 y 5 del puerto de València, que hasta ahora estaban ocupados por los boxes del antiguo circuito urbano de la Fórmula Uno.

La totalidad de los equipos recuperados, el 75 % de los bienes de la instalación, se ha subastado por internet para financiar los costes del proyecto, lo que ha permitido minimizar a 20.000 euros el presupuesto inicial de 700.000 euros, lo ha supuesto un 97 % de ahorro para las arcas públicas valencianas.

Se trata del primer proyecto que aplica los principios de la economía circular, basada en la reutilización y reciclaje de los activos, dos pilares del cambio de paradigma de esta economía que acaba con el principio de usar y tirar.

Para lograr este objetivo, Surus Inversa ha subastado "online" los activos de los tinglados a través de Escrapalia.com, su portal de subastas industriales líder en España por volumen de transacciones y que reincorpora al mercado productos en buen estado dándoles una segunda vida y evitando que acaben en vertederos.

En esta ocasión, se han subastado 661 lotes de activos, que incluían mobiliario, suelos, luminarias, depósitos de agua, equipos de aire acondicionado, puertas de acceso a boxes y sanitarios, entre otros.

Todos ellos han despertado el interés de 1.713 pujadores, que adquirieron los activos a través de 58.718 pujas, que han maximizado el valor de los activos y han servido para financiar todo el desmantelamiento y lograr la reutilización de todos los equipos instalados.

Este proyecto, pionero entre las Administraciones Públicas españolas, también ha reducido un 60 % los residuos que se habrían generado con un modelo tradicional de desmantelamiento.

Asimismo, se ha recuperado el 50 % de los residuos cuyo único destino posible, en caso de no ser reutilizados, es el reciclaje en planta de valorización de residuos de construcción y demolición (RCD).

Estos factores se han tenido en cuenta porque los trabajos se han realizado en las inmediaciones del Puerto de València, a unos 15 metros del mar y en una zona turística con mucho tráfico peatonal.

Por ello, el desmontaje ha sido selectivo, de forma que se segregaran todos los elementos sin el impacto medioambiental que generan el polvo y las vibraciones.

El proyecto arrancó en septiembre de 2017 a través de una licitación lanzada por la Entidad de Infraestructuras de la Generalitat Valenciana (EIGE) con el objetivo de desmantelar las instalaciones de un circuito que permaneció activo de 2008 a 2012 tras acometer unas obras que costaron más de 14 millones de euros.

En 2016, Surus Inversa fue la empresa responsable de comercializar y vender más del 90 % de las instalaciones, elementos constructivos y estructurales del Luna Rossa, un edificio ubicado en la zona portuaria de la Marina Real Juan Carlos I de València, sede del barco italiano con el mismo nombre, en la 32ª Copa del América de Vela, celebrada en València en 2007. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook