17 de abril de 2018
17.04.2018
Urbanismo

Los bloques portuarios del Cabanyal no serán derribados

El edificio será rehabilitado con la intención de incrementar el parque público de vivienda social

17.04.2018 | 17:51
Imagen de archivo de las viviendas

Los Bloques Portuarios Ruiz Jarabo (ahora rebautizado como Manuela Solís en aplicación de la Ley de la Memoria) no serán demolidos, salvo que se declare en situación de ruina técnica. Así lo han acordado la concejala de Vivienda y Patrimonio del Ayuntamiento de València, Maria Oliver, y la directora de la Entitat Valenciana d´Habitatge i Sòl (EVha), Helena Beunza, en un encuentro que se ha celebrado esta mañana.

El edificio será rehabilitado con la intención de incrementar el parque público de vivienda social, posiblemente bajo un programa ARRU (Áreas de Regeneración y Renovación Urbana), siguiendo la lógica de actuación que viene realizándose en el barrio de El Cabanyal desde el consistorio.

Tal como informó este diario, el borrador del plan especial del Cabanyal prevé mantener los edificios en altura del barrio, incluyendo el de los bloques portuarios, un inmueble con un elevado grado de ocupación de las viviendas.
En este momento se están elaborando informes técnicos sobre el estado del edificio y sus habitantes para adecuar la actuación a las necesidades. Además, se está estudiando la situación de cada uno de los 168 inmuebles para disponer de la información actualizada. Tras estos informes se emplazará a todas las entidades públicas implicadas, a los propietarios y a los vecinos para decidir colectivamente cual es la acción más adecuada para el bloque.

«Es necesario que las administraciones públicas implicadas (EVha, Ayuntamiento y Plan Cabañal) tracen un plan de actuación para el Bloque Portuarios. Para ello debemos sentarnos a dialogar con los vecinos y propietarios para diseñar colectivamente cuál es la actuación más adecuada para el bloque», destacó Oliver . Hasta el momento, la concejala se ha reunido con los propietarios y con la directora del EVha y pretende continuar con estas rondas de conversaciones.

El anterir plan urbanístico del Cabanyal proyectaba el derribo de las viviendas de los Bloques Portuarios ubicadas en la línea de la prolongación de Blasco Ibáñez,lo que agravó su estado de abandono.
Según Oliver, el bloque presenta idénticos problemas que los que aquejan el barrio de El Cabanyal en la denominada «zona cero» marcada por los derribos y el abandono del conjunto edificado, debido a la gestión pública realizada con el fin de ejecutar la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, apuntó Oliver.

El bloque Manuela Solís fue proyectado por el arquitecto A. Tatay en torno a 1950 en el barrio de El Cabanyal para alojar a trabajadores portuarios. Constituye un bloque de planta baja más 6 alturas de aproximadamente 90 metros de longitud desarrollado de norte a sur, presentando dos fachadas principales a este y oeste. Consta de 168 viviendas de 2, 3 y 4 dormitorios con una superficie media entorno a los 50 metros cuadrados. Se distribuye en 12 núcleos de comunicación vertical que sirven a dos viviendas por planta.

El escenario alternativo al de la rehabilitación del edificio es su derribo, lo que obligaría a realojar a las familias afectadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook