08 de abril de 2016
08.04.2016
Arquitectura

La 'casa del acantilado', belleza arquitectónica sobre el mar

Una espectacular construcción perfectamente integrada en una ladera con una inclinación de 42 grados

10.04.2016 | 08:18
La 'casa del acantilado', belleza arquitectónica sobre el mar

Cuando a la belleza de una edificación se añade también el encanto del enclave en el que se ubica, entonces podemos estar hablando realmente de una casa de ensueño. Este es el caso de esta magnífica construcción 'colgada' sobre un acantilado en la localidad granadina de Salobreña. Las imágenes hablan por sí mismas y dan fe de la espectacularidad de esta casa ideada por el despacho Gil Bartolomé Architecture, que imprimió a este inmueble unas líneas absolutamente vanguardistas y rompedoras.

Pese a su sorprendente apariencia, este inmueble, bautizado como la ´Casa del acantilado´, se encuentra perfectamente integrado en el espacio natural en el que se levanta. Y ello, pese a que el reto no era fácil. Y es que cuenta con la particularidad de estar ubicada en un terreno que presenta una inclinación de 42 grados. Todo un desafío arquitectónico que sus creadores supieron solventar de forma ingeniosa, creando una edificación de líneas evocadoras llenas de belleza y que no dejan de sorprender.


Foto: Urdesignmag

Su espectacular e inusual diseño exterior rivaliza también con su estructura interior, igual de moderna y sorprendente. El inmueble, de dos niveles, cuenta con una cubierta-techo de escamas de zinc natural que evoca el lomo plateado de un dragón recostado la espuma del mar. La forma de la casa y las características de su particular ´tejado´, de reminiscencias gaudinianas, producen una ambigüedad estética calculada entre lo natural y lo artificial.


Foto: Urdesignmag

La vivienda destaca también especialmente por sus privilegiadas vistas y por su innovador diseño interior. Esta sobresale por su sobriedad y por la presencia de muchos espacios abiertos y orientados al mar.

La casa se desarrolla en dos plantas. En la primera, se ubican el salón, comedor, cocina y una terraza con voladizo que sigue la pendiente de la montaña y en la que sobresale una magnífica piscina con insuperables vistas sobre el mar. En la segunda planta de la casa, enterrada en la ladera y que se beneficia de la temperatura anual constante de unos 20 grados, se ubican las habitaciones.


Foto: Urdesignmag

La casa, construida en 2015, también destaca por sus desniveles e irregularidades, sin duda una vanguardista forma de homenajear´ la escarpada ladera en la que se ubica esta casa de cine, la ´Casa del acantilado´.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook