09 de septiembre de 2015
09.09.2015
Tecnoestrés

La adicción a las nuevas tecnologías copa las consultas de Proyecto Hombre

Alrededor de 600 padres han sido asesorados e informados en sesiones formativas por esta organización

09.09.2015 | 18:21
Una mujer consulta su teléfono móvil.

La preocupación de los padres por la adicción a las nuevas tecnologías de los adolescentes es "la consulta estrella" registrada desde el Área de Prevención de la FAMR de Proyecto Hombre en Valencia. Alrededor de 600 padres en lo que va de año han sido asesorados e informados por esta organización encargada de tratar con personas que sufren algún tipo de adicción. Además, el equipo ha formado a 200 profesores en sesiones formativas en materia de detección precoz y fomento del buen uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).


"Detectamos que las dudas sobre esta adicción han incrementado considerablemente en el último año. Nos hemos visto desbordados", explica Mari Carmen Agustí, psicóloga y educadora social del Área de Prevención de Proyecto Hombre. A pesar de que el número de casos que termina con un tratamiento médico no sea elevado, asegura Agustí, "la preocupación a nivel social es muy grande".

A nivel estatal, únicamente el "tecnoestrés" afecta a 1 de cada 3 españoles y expertos y organizaciones coinciden en su proliferación causada por las pantallas. Ordenadores, móviles y todo tipo de dispositivos electrónicos están creando trastornos que aún no están catalogados en los libros de medicina, pero que sí están creando nuevas patologías.

Según el Observatorio Permanente de Riesgos Psicosociales de la UGT, el tecnoestrés es un tipo de nerviosismo causado por la exposición continuada al uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, que provoca a su vez problemas de sueño, dolores de cabeza, dolores musculares y trastornos gastrointestinales. Y eso sí que son patologías. De hecho, el 22 % de los valencianos se considera adicto al móvil y un 60'9% afirma que no podría estar más de un día sin consultarlo.

"Atendemos muchas consultas, pero son pocos los casos que requieren un tratamiento", explica Mari Carmen Agustí. La formación en materia de tecnologías de la información y comunicación de todos los agentes sociales y educativos es "fundamental" para una prevención eficaz. En muchas ocasiones, la percepción del riesgo ante un abuso es muy baja al no tratarse de un consumo de sustancias estupefacientes, por lo que las consecuencias "físicas" no son tan evidentes como sucede con otras adicciones. Sin embargo, la necesidad de consultar el móvil puede llegar a ser muy parecida al síndrome de abstinencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine