28 de septiembre de 2015
28.09.2015
Cyberdiario

Una nueva generación

Intel, la empresa que marcó un antes y un después en la historia de la computación moderna acaba de presentar su esperada nueva familia de procesadores mucho más eficientes que lo conocido hasta ahora

28.09.2015 | 04:15
Una nueva generación

Si echamos un vistazo a los últimos ordenadores salidos al mercado, en ocasiones parecería que estamos hablando más de un coche que de una computadora. «Bajo consumo» o «Gran eficiencia energética» son algunas de las frases que vemos en los reclamos publicitarios en las tiendas, pero, ¿a qué se deben estas afirmaciones?

Echemos la vista atrás y pensemos en aquellos toscos ordenadores portátiles de hace apenas cuatro o cinco años. Su enorme tamaño y más que generoso grosor obedecía principalmente a un problema imposible de solventar entonces: la necesidad de electricidad. «Igual que ahora» estarás pensando. Pero hace unos años la necesidad eléctrica era mucho mayor.

Procesadores y pantallas que consumían mucha electricidad requerían de grandes baterías. Y puesto que en el campo del almacenamiento energético se avanza más bien poco, una batería de más capacidad implica obligatoriamente que sea más grande.

Intel se dio cuenta de que lo que el consumidor quería era un mayor tiempo de uso de los ordenadores, y así fue como el gigante de los procesadores empezó a crear sus primeros chips con bajo consumo energético. Y así llegamos al día de hoy.

Esta semana se presentó en Madrid la sexta generación de los aclamados procesadores Intel Core, posiblemente el mejor procesador jamás fabricado. Estos nuevos chips destacan por tener la mitad de grosor que sus predecesores y la mitad de peso, lo que los hacen perfectos para poner en dispositivos móviles, ya sean teléfonos, tabletas o ultraportátiles.

Pero lo más destacado es sin duda que al reducir el consumo eléctrico como nunca se había visto hasta ahora podremos empezar a encontrar teléfonos, ordenadores y tabletas que triplicarían la duración de las baterías. Exacto, has leído bien: tres veces más duración de batería gracias a un consumo eléctrico reducido a la mínima expresión.

Y aunque un menor consumo suele significar una menor potencia del procesador, en esta ocasión se ha conseguido la cuadratura del círculo en forma de una nueva generación de microprocesadores tan potentes que van a permitir por primera vez estaciones de trabajo portátiles con la potencia de un ordenador de sobremesa.

Y esto es solo el principio de lo que está por llegar. El cine de ciencia ficción que todos tenemos en mente se va a quedar corto...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine