23 de marzo de 2016
23.03.2016

De profesión: innovador nativo digital

Uno de los perfiles de trabajo más demandados de la industria futura

29.03.2016 | 10:32
Alumnos de ESAT.

No se nos ocurre un término mejor para definir a los nuevos perfiles que la industria del mundo digital está demandando. Según los últimos estudios de la Comisión de la Unión Europea faltarán casi un millón de puestos relacionados directamente con las competencias digitales antes de 2020.

Allá por 1512, un tal Leonardo da Vinci llenaba su estudio de bocetos de desnudos y escenas del Antiguo Testamento junto con dibujos a mano alzada de artilugios de guerra y paracaídas triangulares. Tenemos bien claro que Leonardo era un artista que podríamos llamar 360º, alguien que adaptaba su trabajo a la industria y sobre todo, alguien que basaba su quehacer en la innovación.

Y es en esta palabra innovación donde podemos rastrear la clave de estos nuevos perfiles digitales. Da Vinci sería hoy en día un innovador nativo digital, sin lugar a dudas.

El artista, diseñador y creativo a día de hoy, es una persona que debe actualizar sus conceptos a la era digital, pues es en ella donde están ocurriendo la cosas. El artista actual es un innovador, un emprendedor, un encantador de ideas, un trabajador para el futuro, una herramienta de comunicación y por supuesto una pieza fundamental en este engranaje de la sociedad tecnológica en la que por mucho que reneguemos, estamos inmersos.

Los individuos de una sociedad no evolucionan de manera paralela ya que hay mentes privilegiadas que son las que van marcando las tendencias, los ritmos y el devenir innovador, lo que genera en ciertos momentos una desconexión entre los campos de lo "nuevo" y lo "tradicional", una brecha que en esta era está más cerca que nunca ya que todos, de alguna u otra manera, estamos tocando aquello que bien llamamos objetos tecnológicos. Más que analizada está la revolución obtenida a través de los smartphones y la irrupción de las redes sociales en el modo en el que nos comunicamos.

La educación tiene una fuerte responsabilidad en este ámbito para conseguir que España siga siendo una de las grandes fuentes de talento en Europa y el mundo, pero no siempre el sistema educativo español consigue adecuarse a tiempo a los nuevos cambios.
Para ello debemos escuchar propuestas alternativas que se encuentran activas en la industria y que no es que estén a la cola del vagón de la innovación, es que son el motor de ese largo tren de carga que transporta todoterrenos digitales.

No sólo se trata de crear contenido para la industria con mayor crecimiento económico en el mundo, sino que se trata de revolucionar la manera de interpretar todo aquello que nos rodea. Se trata de adaptar nuestra mente a aquello que ya se denomina como la "singularidad tecnológica" que nos rodeará de inteligencia artificial que debe ser reconducida hacia el beneficio común y no hacia el fuego de artificio.

Detrás de esta intensa proliferación de startups, spin-off y nuevos autónomos hay una gran base de desconocimiento y una fuerte intuición. Si juntamos esta intuición con la formación adecuada, los índices de éxito se ampliarán en gran medida, consiguiendo que nuestros hijos se conviertan en profesionales de valor reconocido y sobretodo, que consigan que sus ideas innovadoras sean utilizadas por millones de personas mejorando nuestro día a día.

Ser artista y diseñador en la era digital se ha ampliado hacia horizontes insospechados que dejan atrás la figura del bohemio en su estudio mirando a través de la ventana localizando el qué somos. El artista y diseñador de hoy mira hacia la ventana dibujando, trazando y programando el qué seremos.

Los Leonardos Da Vinci de hoy en día están creando plataformas sociales para la interconexión entre millones de usuarios, con ingenio, marketing y un conocimiento profundo de la sociedad, están creando espacios virtuales y preparando sus contenidos, están vislumbrando realidades aumentadas a nuestro alrededor y están ideando potentes gráficos, sonidos y visualizaciones de datos que nos transportan hacia un futuro en el que ya estamos viviendo.

Aquí en Valencia, ESAT se ha convertido en un vivero y una aceleradora para este tipo de perfiles. Se forman a través de carreras de Arte y Diseño Digital, con la palabra innovación grabada a fuego y con su puesta en práctica día a día. En el equipo humano que hay detrás de esta escuela de innovación para la nueva era digital, podemos ver a tecnólogos, ingenieros informáticos, programadores, expertos en interfaces y usabilidad, modeladores, expertos en realidad virtual-Y lo más curioso de todo, es que se mezclan con artistas de vanguardia para poner rumbo a ese nativo digital.

La innovación no sólo se queda en el ámbito del aula y la creación de potentes videojuegos, sino que los alumnos conviven en el día a día con proyectos como el Harddiskmusuem, un museo de archivos de arte digital únicos que se moviliza a través de un disco duro (que será presentado en Las Naves de Valencia el próximo 07 de Abril), la adaptación de los mandos de la Wii (la interfaz de Nintendo para interactuar con lo que ocurre en pantalla) para las mejoras motrices de personas con problemas de movilidad o la creación e investigación en materia de la Realidad Virtual para mejorar las condiciones de vida de personas con parálisis cerebral, Alzheimer u otras discapacidades. Junto a estos proyectos, en el día a día de estos perfiles digitales se habla de la creación de una nueva APP que pueda revolucionar el modo en nos comunicaremos en el futuro, o la creación de avatares interactivos o el cómo mover músculos a través de impulsos electrónicos manejados por un teléfono€

Suena muy divertido, pero así es la nueva profesión del futuro, como un todoterreno con todos los extras que nos permite viajar por cualquier paisaje, atravesando colinas, transitando mares o simplemente sintiendo el aire en nuestras mejillas.

Un creativo nativo digital, que sin duda, es necesario para pilotar el cambio del modelo off a on que demanda nuestra sociedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine