04 de julio de 2016
04.07.2016
Cyberdiario

El día que todo cambió

Las Ventas. La icónica plaza de toros madrileña fue escenario de un evento que supondrá un antes y un después en el deporte, ya que a partir de ahora todos los movimientos se podrán monitorizar en tiempo real

04.07.2016 | 04:15
El día que todo cambió

La tecnología avanza en todos los ámbitos de la vida, pero tal vez sea en el deportivo en el que menos evoluciona, al menos a simple vista. Pero gracias a una nueva tecnología creada por el gigante norteamericano Intel podríamos estar ante un punto de inflexión en lo que al espectáculo y el entrenamiento deportivo se refiere.

Los mundiales de MotoGP y F1 nos ha acostumbrado a ver en pantalla más información que la que enseña la propia imagen televisiva. Inclinación de las motos, fuerzas G que soportan los pilotos, momento en el que frenan o aceleran se muestran a través de infografías animadas en la pequeña pantalla, pero muy poco le llega al espectador que está viendo el espectáculo en directo. Hasta ahora.

El pasado viernes se celebró en las ventas la 15ª edición de los RedBull X Fighters, una competición de motocross freestyle en la que Intel puso en funcionamiento por primera vez una nueva tecnología de monitorización capaz de mostrar a las casi 30.000 personas que llenaban la plaza de toros de Las Ventas toda esa información que, hasta ahora, estaba reservada a los telespectadores. Mediante unos sensores, basados en el pequeño Intel Curie, que fueron colocados estratégicamente en ambas botas, casco y moto de cada piloto, un complejo sistema de antenas y ordenadores era capaz de monitorizar en tiempo real todos y cada uno de los movimientos que los acróbatas hacían en el aire y los mostraban al instante en las pantallas gigantes.

La rapidez con la que salían de la rampa, el tiempo que estaban volando e incluso los segundos que el piloto pasaba fuera de la moto en el aire eran solo algunas de las métricas que este revolucionario sistema era capaz de medir.

Este experimento abre todo un nuevo mundo no solo para el entrenamiento deportivo, sino también para el futuro de las retransmisiones televisivas. La miniaturización de este tipo de sensores permitirá que, por ejemplo, se puedan introducir en el interior de balones, raquetas, pelotas, palos de golf y cualquier otro elemento que se desee monitorizar.

¿Se imagina saber con qué potencia golpea el balón Cristiano Ronaldo o la tensión que soporta en sus brazos Jorge Lorenzo cuando acelera hasta alcanzar los 340 km/h. en su moto? Una nueva era en el mundo del espectáculo y del deporte ha hecho acto de presencia. Y hemos sido de los primeros en verlo y contarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine