08 de septiembre de 2016
08.09.2016

El Brut para acompañar las comidas

08.09.2016 | 04:15
El Brut para acompañar las comidas

No hay bebida más elegante para acompañar una comida en un día de calor que un buen espumoso en una cubitera bien llena de hielo. En el aperitivo puede ir muy bien la frescura de un cava joven, pero ya a la mesa acompañará mejor un Reserva Brut o Brut Nature con los meses necesarios de crianza para afinar el vino. Vicente García es el decano del Cava en la Comunitat Valenciana. En la bodega Pago de Tharsys elabora junto con Ana Suria una amplia gama de vinos, con marcas tan prestigiosas como sus Vendimia Nocturna de Albariño y Godello, el Selección Bodega, hecho con Merlot y Cabernet Franc, sus variados cavas o el único espumoso de método tradicional elaborado en «blanc de noirs» con uvas de Bobal. Si bien los Nature pueden ser totalmente secos, está permitido que contengan hasta tres gramos de azúcar por litro, mientras que los Brut no pueden sobrepasar los quince gramos. Pero en opinión de García en los buenos Brut la cantidad de azúcar debe ser la mínima, no se debe apreciar el dulzor, sólo lo justo para suavizar la acidez sin que pierda frescura. Esta dosificación se realiza con el «licor de expedición» tras el «degüelle», en el momento de su tapado definitivo después de la crianza en rima, con lo que las botellas ya estarán listas para ser etiquetadas y salir al mercado. De este elixir se añade una cantidad ínfima „una parte por cada 10.000„ junto a la cantidad de azúcares que el enólogo determine. Suele estar compuesto por vino base encabezado y envejecido u otros licores y su formulación es el secreto mejor guardado de todas las bodegas ya que es el toque que marca la diferencia de cada casa.

El cava Pago de Tharsys Brut Reserva Millésime de 2013 está hecho con un ensamblaje de vinos seleccionados de Macabeo, Chardonnay y un pequeño porcentaje de Parellada y ha tenido una permanencia con las lías de su segunda fermentación un mínimo de veinticuatro meses. Es de color amarillo con destellos dorados. Complejo por su larga crianza y todavía conserva una frutosidad bien marcada. Al principio presenta aromas que recuerdan al heno seco y pastelería, para ir abriéndose poco a poco y desplegar aromas frutales (albaricoques, peras), flor blanca y frutos secos. En el paladar es cremoso, equilibrado, sin verdores ni amargores, con el carbónico bien integrado, fresco y de buen recorrido. Un espumoso que por su armonía entre dulzor y acidez acompaña sin sobresaltos las ensaladas, y su cuerpo y estructura combina muy bien con los tradicionales arroces valencianos, los guisos de mar y montaña, como el pollo de corral con cigalas y, de manera especial, con casi todos los tipos de queso, limpiando el paladar con su efecto efervescente y desengrasante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 
Enlaces recomendados: Premios Cine