10 de noviembre de 2016
10.11.2016
Menús variados

Los Marx en los restaurantes

En la mayoría de las películas de los hermanos Marx hay secuencias en restaurantes. Utilizaron el tiempo y el espacio, en un restaurante, como campo de su estrategia para corroer un orden tan ceremonioso y aburrido como arbitrariamente establecido. Hoy, serían el azote de algunos templos gastronómicos mediáticos, sólo aptos para su feligresía esnob y los nuevos ricos posmodernos.

17.11.2016 | 02:46
Los Marx en los restaurantes

Los hermanos Marx fueron, tal vez sin pretenderlo ni intelectual ni ideológicamente, unos hilarantes y lúcidos demoledores de ciertos y diversos convencionalismos burgueses y sociales.

Harpo, Chico y, sobre todo, Groucho, dinamitaron, como quien no quiere la cosa, una multitud de convencionalismos y «valores» inatacables. Algunos especialistas los han calificado de «personajes alocados»; o de «simples payasos de circo y variedades». Ya quisieran muchos de los antiguos y célebres payasos históricos haber detentado el vitriolo de los Marx, inteligentes examinadores de la condición humana y de los tópicos más sacrosantos.

Los Marx jugaron en la primera división. El resto (Grock, Nablett, Popey, Pompof y Thedy, Zampabollos y Nabucodonorcito), aún siendo fantásticos en su ámbito, el circo, no el cine, estuvieron alejados de la genialidad de los Marx.

En sus películas ajustaron cuentas, a diestro y siniestro, con la sociedad de su época más concretamente. Y por extensión, con la de siempre. La sociedad, en el fondo, cambia menos que un locutor de fútbol aullando ¡goooooollll! Su humor del absurdo „brillante, agudo, paradójico, clarividente„ cayó como una plaga de langosta sobre instituciones, personas, mitos y hojarascas bienpensantes.

«Una noche en la ópera» (1935) fue recomendada por un psiquiatra de la escuela de Freud para «combatir estados depresivos». Viniendo de un psiquiatra, el consejo carece de credibilidad. Sin embargo, «Una noche en la ópera» es una obra maestra, a pesar de la presencia del ñoño Allan Jones.

En la mayoría de las películas de los Marx hay secuencias en restaurantes. Utilizaron el tiempo y el espacio, en un restaurante, como campo de su estrategia para corroer un orden tan ceremonioso y aburrido como arbitrariamente establecido. Hoy, serían el azote de algunos «templos» gastronómicos mediáticos, sólo aptos para su feligresía esnob y los nuevos ricos posmodernos. Léase «Psicopatología de la vida cotidiana», de Sigmun Freud.

Si vivieran, los Marx Brothers usarían un montón de ideas para realizar una versión siglo XXI de «Sopa de ganso» (1933). Y por medio de las armas del humor y la más radical reducción de lo oficial al absurdo (lo repipi, lo esnob, lo idolatrado), solo permanecería el esqueleto de mucho ritual fatuo y «religioso». El banal «life style».

Los Marx fueron unos excelentes críticos de restaurantes. Y de su necio y pretencioso «entourage». Es el caso de la millonaria Margaret Dumont, a menudo el blanco de los diálogos y burlas más lacerantes de Groucho («¿Quiere casarse conmigo? ¿Es usted tan rica? Conteste primero a la segunda pregunta»).

Lo sustancial es que no demolieron éste o aquél restaurante, sino «el restaurante», tal y como se ha concebido históricamente „y aún ahora„, en su versión más formalista y amanerada, por más que lo vistan de «decontracté» y catedral de «filosofía creativa».
Dinamitaron «el restaurante» como sala de exhibicionismo de fortunas, del poder, y de escotes y modelos con más bisutería que corazón. Un funeral de la alegría y la fiesta. Insignificante cónclave de circunspectos «entendidos» en «filosofía creativa».

Concluida la cena, Groucho pide la factura. La mira y dice: «¡La cuenta de la cena es muy cara! ¡Es un escándalo! Yo que tú no la pagaría». Y se la entrega a Margaret Dumont. («Una noche en la ópera»).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Vivencias otoñales de la primavera
Vivencias otoñales de la primavera

Vivencias otoñales de la primavera

Para explicar mi relación con los más clásicos símbolos de la primavera no me queda más remedio...

El refrescante desenfado de las burbujas: Sandara Wine Mojito, Bodegas Vicente Gandía

El refrescante desenfado de las burbujas: Sandara Wine Mojito, Bodegas Vicente Gandía

Irrumpe con fuerza la moda de los vinos espumantes o de aguja, ligeros, afrutados y aromáticos. A...

Arráez potencia su presencia en China con la apertura de una tienda

Arráez potencia su presencia en China con la apertura de una tienda

La bodega valenciana inaugura un nuevo establecimiento en la ciudad de Xiamen

Las exportaciones de vino de la DOP Alicante crecen más del 15% en el último ejercicio

Los vinos amparados por el Consejo Regulador de la DOP Alicante han registrado un importante...

La DOP Valencia premia a La Baronía de Turís y Los Pinos

La DOP Valencia premia a La Baronía de Turís y Los Pinos

El organismo regulador celebra esta misma mañana la xviii edición de sus jornadas técnicas, en la...

La familia que supo convertir un sueño en torno al vino en una realidad

La familia que supo convertir un sueño en torno al vino en una realidad

Desde que a principios de la década de los noventa comenzasen a trabajar sobre el viñedo, los...

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 
Enlaces recomendados: Premios Cine