M. Vilaplana, Alcoi

Los bomberos llevan consumidos alrededor de 180.000 litros de agua potable para sofocar los rescoldos que todavía persisten del incendio registrado el pasado 18 de septiembre en una industria del polígono de Sembenet en Alcoi. Los efectivos del parque han tenido que acudir casi a diario al lugar de los hechos, debido a la lenta combustión del material textil que allí se halla almacenado. La única solución para una extinción rápida y total pasaría por sacar al exterior la gran cantidad de materia afectada por el siniestro, si bien para ello sería necesario demoler parte de la nave industrial.

El pasado 18 de septiembre se registraba un importante incendio en una nave industrial situada en el polígono de Sembenet. La fábrica en cuestión estaba inactiva, pero albergaba una gran cantidad de materia textil que resultó afectada por el siniestro.

Desde ese momento y hasta la fecha, los bomberos se han visto obligados a intervenir casi a diario, debido a que aunque las llamas exteriores quedaron extinguidas, el material textil ha seguido en combustión de manera interna. Las columnas de humo han sido constantes a lo largo de todo este tiempo, e incluso el pasado día 29 se registraba un rebrote del fuego, que trajo consigo el derrumbe de parte del techo de la fábrica.

En los primeros momentos, coincidiendo con la extinción del incendio, los bomberos hicieron uso de una bomba para extraer agua del río. Sin embargo, posteriormente se han visto obligados a seguir acudiendo casi a diario, incluso dos o tres veces en una misma jornada, vaciando camiones cuba con una capacidad de 6.000 litros. Se calcula que a lo largo de todo este período se habrán consumido alrededor de 180.000 litros de agua potable. Fuentes consultadas por este diario han señalado que la única solución para una extinción total y rápida pasaría por sacar al exterior toda la materia textil acumulada. Esta operación no estaría exenta de dificultades, debido a que la estructura de la fábrica está muy afectada y se tendría que demoler parte de la misma. Las mismas fuentes señalan que esta operación correspondería a la inmobiliaria propietaria de la nave, y que el Ayuntamiento podría presionar en este sentido.