M. Candela, Alcoi

Las obras de restauración de la Torre de Riquer, en Alcoi, han permitido el hallazgo de un arma medieval de hierro -una punta de lanza denominada técnicamente azcona-, catalogada por los expertos como bastante rara, según desvelaron ayer la concejala de Patrimonio, Amparo Ferrando, y el director del Museo Arqueológico, José María Segura.

El hallazgo se materializó a principios de semana en un mechinal (un hueco de la construcción) de la torre, durante los trabajos de limpieza exterior. Se trata de una azcona, un arma defensiva medieval, arrojadiza, forjada a finales del siglo XIII o principios del XIV. «Era un arma que se lanzaba antes de la llegada del enemigo, cuando estaba lejos; cada defensor llevaba dos o tres, y la que hemos encontrado está muy completa, pues estaba empotrada en el mechinal», indicó Segura. Las primeras averiguaciones han permitido constatar que la permanencia de este arma en la torre no se debe a un motivo bélico, sino a una causa más trivial: se usó para intentar desatascar una pieza durante la construcción -concretamente, en 1308-, pero la azcona también quedó atrapada al fraguar el material, y allí ha permanecido durante casi 700 años. No se ha perdurado, en cambio, la madera que iba enganchada, que se presume se rompió durante el forcejeo.

Arma «cotidiana», hallazgo «inusual»

Segura subrayó que este arma, de origen cristiano, era «cotidiana» en aquella época, pero su hallazgo es «inusual», existiendo pocas en los museos. La pieza, que ya ha sido sometida a una limpieza inicial, será objeto de «un tratamiento final de conservación para que pueda ser exhibida» en el Museo Arqueológico.

Amparo Ferrando, por su parte, anunció su intención de que en una de las torres medievales en fase de restauración se exhiban paneles informativos.