B. G., Benidorm

Cientos de personas han visitado este fin de semana la Ermita de Sanç de Benidorm para celebrar las tradicionales fiestas en honor a la Mare de Déu del Roser, que se desarrollan entre el 7 y el próximo 10 de octubre. El pasado viernes, día de la virgen, comenzaron los actos religiosos y lúdicos con una misa y las actuaciones musicales de «Delirium Tremens» y una banda de música, que se prolongó hasta altas horas de la madrugada.

La comisión de festejos ofreció varias «picaetas» para cenar así como bebida gratis para todos los asistentes, tanto la noche del viernes como la del sábado, en que tuvo lugar el acto central de las celebraciones. A las cinco y media de la tarde dio comienzo la tradicional romería en honor de la Virgen del Roser.

Procesión

Desde el Trinquet Marina Baixa, mayorales del Roser, autoridades, representantes de otras asociaciones festeras de Benidorm y ciudadanos en general partieron en procesión hasta la ermita para realizar la ofrenda de flores a la santa y escuchar posteriormente el pregón de los festejos. Tras los emotivos discursos, en los que se resaltó la importancia de potenciar estas tradicionales fiestas de la huerta, la comisión impuso los banderines en los estandartes de las asociaciones invitadas y las Reinas y damas de las Fiestas Patronales junto a las mayoralas del Roser bailaron el «peuet». Por la noche, la orquesta Club Latino amenizó la velada hasta pasadas las cuatro de la mañana.

Ayer, una misa matutina continuó el programa de actos que se cierra hoy a las 20 horas con la misa de réquiem.