Blog 
100 maneras más de conectarse a la Fuente
RSS - Blog de Arnau Benlloch

El autor

Blog 100 maneras más de conectarse a la Fuente - Arnau Benlloch

Arnau Benlloch

Periodista especializado en la Inspiración para el Cambio. www.arnaubenlloch.com

Sobre este blog de Cultura

En este blog comparto mis inquietudes sobre cómo llevar una vida más apacible y tranquila, sintiéndote conectado a la Fuente, esa de donde toda vida brota.


Archivo

  • 09
    Septiembre
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Valencia meditación Atención Presencia

    Manera 102: Distráete menos

    Si en pleno siglo XXI te propusiera que evitaras toda distracción estaría siendo muy poco realista. Pero si haces inventario de tus acciones diarias, seguro que encuentras margen para distraerte un poco menos. Solo con eso notarás un gran alivio.

    Como habrás percibido, la multitarea se ha convertido en la metástasis de un problema muy serio que nos está cambiando como especie: la falta de atención.

    Dicen los que saben, que una persona puede estar atenta plenamente no más de 15 minutos. No me extrañaría que esta cifra estuviera menguando a toda velocidad debido a todos los apéndices tecnológicos que estamos asociando a nuestro cuerpo desde hace una década.  Las interrupciones y los tics digitales se están apoderando silenciosamente de nuestra voluntad.

    Manera 102: Distráete menos 

    Image by Matthieu Bourel

    Interruptores

    La atención es como el sueño, necesita un proceso, necesitas unos minutos para iniciar el camino de la concentración, sin embargo, mientras intentas acabar ese trabajo que precisa de todos tus sentidos, salta en la esquina de la pantalla del ordenador ese pop up notificándote un mail y ya te has ido. Toca comenzar de nuevo el largo viaje hacia la máxima atención. 

    Las distracciones son mucho más perjudiciales de lo que te imaginas, y estar todo el día tratando de centrarte te hace consumir una energía tal que a media tarde seguramente estarás exhausto. Es entonces cuando te preguntas ¿me estaré haciendo mayor?, ¿estaré enfermando?, ¿estoy bajo de forma? No tiene el porqué, lo que pasa es que estás volviendo a iniciar el ciclo de la atención cada cinco minutos.

    Un compañero que te pregunta, el teléfono que suena, el wasap que asoma en la pantalla…es cómo si mientras tratas de dormir cada diez minutos suena un despertador. ¿Desesperante no?

    El universo de las pantallas juega un papel importante en que tu vida sea una distracción constante, la vida se ha llenado de conceptos relativamente nuevos que consumen tu tiempo y tu voluntad: mails, selfies, notificaciones, tuits, wasaps, stories…

    Mirar la aparente vida de los demás a través de las redes es la versión moderna de la vieja del visillo y, aunque parezca algo anticuado, seguimos ahí instalados, asomados al balcón virtual viendo como otros meten barriga, sonríen sin freno y retratan atardeceres que en realidad se perdieron porque estaban afanados fotografiándolos.

    Tienes en tu mano una ventana ficticia que te permite salir de tu vida siempre que quieras y vivir un simulacro de otras. Esa tan instalada mirada hacia fuera perjudica tu relación con las personas que más cerca tienes. Estás manteniendo relaciones fragmentadas con tu pareja, con tus hijos, con tus amigos, contigo, con la Fuente.

    Si quieres estar en todo no estarás en nada

    No es que te falte tiempo, es que quieres hacer demasiadas cosas en el tiempo que tienes y muchas de ellas te alejan de quien realmente eres. Cuanto más te enfoques en lo que te apasiona, en tus verdaderos objetivos, más difícil será que la distracción te arrastre. Si tienes claro lo que quieres y a lo que quieres dedicar tu atención, no habrá nada que se interponga.

    No solo el mal uso de la tecnología es un factor de distracción. El mal uso de las relaciones sociales también puede provocar una sensación de interinidad constante, de estar todo el día en movimiento sin rumbo. Si te sientes empujado a quedar con unos y otros, por no perderte nada o porque ‘me sabe mal’, entonces te lo perderás todo y además te frustrarás porque sentirás que no tienes capacidad de decisión.

    Para llevar la vida que quieres vivir has de renunciar a otras muchas vidas y para evitar las distracciones, como dice el maestro del enfoque Francisco Alcaide: ‘A menudo la cuestión no es decir sí a algo, sino decir no a muchas cosas’.

    Por eso es tan importante tener claro cuáles son los valores que rigen tu vida, cuáles los pilares en los que te apoyas, y tener metas actualizadas y bien focalizadas. Un arquero sin objetivo jamás hará diana.

    Entrena la presencia

    Todo lo que te ayude a entrenarte en la presencia te ayudará a evitar las distracciones. Practica esa afición en la que te sientes inmerso y el tiempo desaparece, dedica un tiempo del día a meditar, a sentirte, mantén conversaciones cara a cara sin móviles por en medio, haz menos cosas y hazlas con mayor atención, aprende a sencillamente observar, simplifica tu vida, entrena la presencia en cualquier lugar.

    A modo de conclusión te dejo esta reflexión de Jeff Foster: ‘solo recordarás los momentos en que estuviste presente’.

    Si has conseguido leer este post sin ninguna distracción te doy la enhorabuena, hoy no resulta nada sencillo. Manera 102: Distráete menos.

    También te puede interesar:

    25 Prioriza

    38 Observa como huyes

    39 Céntrate

    65 Simplifica tu vida

    98 Serena tu mente

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook