Blog 
100 maneras más de conectarse a la Fuente
RSS - Blog de Arnau Benlloch

El autor

Blog 100 maneras más de conectarse a la Fuente - Arnau Benlloch

Arnau Benlloch

Periodista. Observador social. Inspiración para el Cambio. www.arnaubenlloch.com

Sobre este blog de Cultura

En este blog comparto mis inquietudes sobre cómo llevar una vida más apacible y tranquila, sintiéndote conectado a la Fuente, esa de donde toda vida brota.


Archivo

  • 21
    Octubre
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Valencia fallar Errar

    Manera 107: Asume tus errores

     Si bien todos cometemos errores, no siempre estamos en disposición de asumirlos. Cuando entrevistan a algún personaje público y le preguntan si se arrepiente de algo a lo largo de su vida, suele ocurrir que todos adoptan la versión superhéroes y responden que no. Una respuesta, que queda muy bien ante la cámara, pero que resulta poco creíble.

    En frío, cuando te preguntan eso, lo primero que se nos ocurre contestar seguramente es lo mismo, que no, y supongo que ese es el caso en este tipo de entrevistas. Pero si reflexionas y haces balance, si miras atrás con sinceridad, seguro que hay algunos puntos negros bien pintados en tu vida que, si fuera ahora, los hubieras gestionado de otra manera.

    Está claro que con el paso del tiempo miras atrás, tienes más experiencia y eres más maduro, pero un error es un error, hoy, ayer y hace 30 años.

    Quizá el verbo arrepentirse sea muy drástico, pero desde luego si pudiera volver atrás en mi vida hay ciertas cosas que no haría, ciertas decisiones que no tomaría de la misma manera y que me habrían supuesto liberarme de algún peso de esos que nunca logras quitarte de encima y con el que has acostumbrado a convivir.

    Manera 107: Asume tus errores

    'Dealing with it' by Julien Pacaud    

    El error como trampolín

    Errar es evolucionar y la prueba error es un fantástico mecanismo de aprendizaje, aunque duela. La sabiduría popular, que no suele errar, también te recuerda que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, ¡si solo fueran dos veces! Si vas a cometer errores, siempre es más inteligente que, al menos, sean nuevos.

    Pero hoy no quiero hablarte de errar sino de asumir el error, que es diferente. Asumir el error significa reconocer que te has equivocado, sin más. El hecho de asumir un error te permite poner en marcha el mecanismo de la corrección, si es que todavía llegas a tiempo, y si no, al menos aprender la lección para futuras ocasiones.

    Pero aquellos que no asumen sus errores tienen un doble problema, no aceptan haberse equivocado y por tanto no podrán emplear el error como trampolín para aplicar una mejora.

    Muchas veces el orgullo te nubla la vista y solo ves el error en la actitud de quien tienes enfrente, de quien te rodea, de tu empleado, tu jefe, tu pareja o tu hijo.

    Echar balones fuera, y recorrer todo un abanico de posibilidades para encontrar siempre excusas y responsables fuera de ti es una de las principales características de quien no asume la responsabilidad de sus actos y por ende de su vida.

    Tomar con diligencia esas riendas de tu vida empieza por asumir que eres imperfecto, que eres errático y que a pesar de hacer lo posible por enmendarte no siempre uno puede estar a la altura de las circunstancias o no siempre toma las decisiones correctas.

    Error 404 Not found

    Reconozco que muchas veces cometo errores porque soy muy impulsivo y no reflexiono las cosas. Me guio por ese primer empuje y, si bien la intuición es el lenguaje que emplea la Fuente para mandarte mensajes, uno no siempre está afinado y en vez de escuchar a la intuición puede escuchar al miedo, que en ocasiones tiene la voz más fuerte y te aprieta el cuerpo para manipular tus decisiones.

    Cometer errores al menos significa que asumes riesgos, o como mínimo que tomas decisiones, que haces cosas, que eliges, que te mueves, que sigues, que lo intentas…’inténtalo otra vez, equivócate otra vez, equivócate mejor’, una frase atribuida de manera dudosa a Samuel Becket pero que viene muy bien para ilustrar este concepto.

    Profilaxis errática

    No cometer errores es no exponerte a la vida, es no mojarte, no tomar partido y pasar sin pena ni gloria siempre con el impermeable puesto, los guantes, el casco y las botas de seguridad, no vaya a ser que falles y pueda alguien pensar que eres un simple mortal llenito de inseguridades.

    Puede ocurrir que hayas dicho que no a una oferta de trabajo interesante por miedo al cambio o al revés, que no estés buscando un nuevo trabajo a pesar de que el que tienes ya no lo soportas. Quizá te precipitaste cuando rompiste aquella relación o al iniciar esa otra nueva, o fue un error hablar así en aquel momento o quizá el error fue precisamente callarte…

    Da lo mismo el error siempre que lo asumas y siempre que no se trate de un error fatal. Si tu orgullo te nubla la vista y eres de los que echa balones fuera, de los que siempre cree que es el otro o los demás los que meten la pata, entonces seguirás acumulando errores y al no asumirlos no podrás poner en uso el arte de corregir.

    Asumir un error no es fustigarte día y noche pensando en qué hubiera sido de haber tomado otra decisión. Es reconocer que no eres infalible, que eres vulnerable y tienes puntos débiles. Justamente asumir eso te hace más fuerte porque te hace observarte y enmendarte.

    No te castigues por cometer errores, pero se realista, volverás a cometerlos, y quizá algún día la equivocación de hoy sea tu conquista del mañana. Asume, corrige y sobre todo no cometas el error de no atreverte a cometerlos de nuevo. Manera 107: Asume tus errores.

    También te puede interesar:

    24 Toma decisiones

    37 Suelta tu pasado

    44 Permítete fallar

    81 Desdramatiza

    89 Acepta

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook