Algunos especialistas apuntan la posibilidad de que a finales de septiembre volvamos a un nuevo confinamiento, si no somos capaces de rebajar considerablemente el número de contagios, que sigue disparándose por toda la geografía española.

Solo la Comunidad Valenciana ha sumado 330 positivos más durante este pasado fin de semana. La mitad son jóvenes de 20 a 40 años. Hasta ahora este era un colectivo a “salvo” de la pandemia. Esto demuestra que el virus no sabe de edades. Todas las comunidades apuntan rebrotes, siendo Cataluña una de las más afectadas con 886 nuevos contagios en las últimas 24 horas. Aragón contabiliza más de 4.000 desde el fin del estado de alarma. El País Vasco ha superado el millar en la última semana. Murcia ha triplicado en una semana el número de afectados por coronavirus. También Galicia ha experimentado un repunte de casos. Navarra es la tercera comunidad en incidencia de casos acumulados en las últimas dos semanas con 452 nuevos casos.

Se ha insistido mucho en la obligación del uso de mascarilla, aunque se mantenga la distancia social, sin embargo, mucha gente todavía no es consciente del riesgo que supone no cumplir con las medidas de protección. Hemos visto imágenes de locales de ocio nocturno donde la gente no respetaba ninguna de estas medidas, disparándose el número de contagios y obligando a las autoridades a cerrar este tipo de locales.

Si no se cumplen las medidas de seguridad, no es de extrañar que el Gobierno contemple someter a la población a un nuevo confinamiento, ya que se ha demostrado la única medida eficaz para contener el virus.

Estamos en una época del año que se creía a priori que sería menos virulenta porque nos dijeron que el calor mataba el virus. Sin embargo, los datos demuestran que no es así.

Lo que pueda pasar en invierno, si no hay una vacuna o un tratamiento eficaz antes, nos puede llevar a las cifras de marzo cuando el Gobierno decidió decretar el estado de alarma. Esperemos que ahora se reaccione mucho antes.