El humorista Florentino Fernández, más conocido popularmente como Flo que participa en el programa MasterChef Celebrety  ha tenido que pedir disculpas, también la dirección del programa, por una parodia de un personaje llamado Flosie que es un homosexual. Las llamadas de telespectadores molestos e indignados con la parodia no se han hecho esperar.

Una cosa es el humor hiriente con ánimo de ofender, que no es el caso, como ha reconocido el propio Flo, y otra cosa muy distinta es el humor sano e inteligente.

Los chistes de gangosos, tartamudos, mariquitas (entonces se llamaban así y nadie se ofendía por ello),… de Don Pío, Arévalo, Gila, Pajares, Esteso …. que no tenían otra intención que la de hacer reír y nunca la de ofender ni herir a nadie, hoy serían impensables y lo mismo cabe decir con el argumento de muchas películas, que hay que circunscribirlas al momento en el que se rodaron y a la época a la que pertenecen. Ahí está el legado cinematográfico de magníficos actores como  Alfredo Landa, Pepe Sacristán, Lina Morgan, Gracita Morales, o Paco Martínez Soria, entre otros muchos. Muchas de estas películas tenían un contenido machista y patriarcal, que forma parte también de la historia de este país, de una sociedad que era claramente machista, que no podemos olvidar, ni menos borrar y ahí está el cine y la literatura para recordárnoslo.

No se puede ver la historia con los ojos del presente. Se han censurado títulos y diálogos de películas históricas como Lo que el viento se llevó, que llegó a retirarse de algunas plataformas digitales por considerarla racista. No podemos eliminar la historia porque no nos guste ni mucho menos reescribirla a nuestro antojo.

Los españoles siempre hemos tenido un gran sentido del humor. La risa es el mejor antídoto contra la intolerancia. Pero hoy parece que todo lo veamos con otros ojos.