Esta es la terrible cifra que hemos conocido estos días y que el Gobierno no ha dado a conocer hasta casi un año después: 29.408 ancianos fallecidos en residencias desde que comenzó la pandemia. En total 70.247 personas han muerto por Covid, aunque las cifras podrían ser mayores.

Allá por el mes de abril, el entonces ministro de Sanidad Salvador Illa se comprometió a dar  a conocer de manera inminente las cifras oficiales de fallecidos en residencias. Ha pasado un año desde entonces.

El señor Pablo Iglesias, responsable de Asuntos Sociales, y, por tanto, de lo ocurrido en las residencias aunque se haya transferido esta competencia a las CCAA, sigue sin dar explicaciones de su nefasta gestión al frente de este departamento. Eso sí, no hay día que no falte a su cita diaria para pedir la república.

La pandemia se ha cebado sobre el colectivo de personas mayores, el más vulnerable durante toda esta crisis. Gracias al proceso de vacunación que se ha iniciado, el número de contagios en residencias se ha reducido en un 95%. Y hay Comunidades que en la última semana no han registrado ningún caso. Es el caso de: Asturias, Cantabria, La Rioja, Murcia y Navarra.

Una buenísima noticia, tras meses de auténtico sufrimiento, donde muchos ancianos han muerto sin recibir la atención debida, absolutamente abandonados a su suerte. Familiares que han perdido a sus seres queridos sin poderse despedir de ellos.  Un auténtico drama.