Los miles de soldados rusos desplegados en la frontera con Ucrania alrededor de 175.000 no hacen presagiar nada bueno.

El presidente de EEUU Joe Biden ya ha advertido al presidente ruso Vladimir Putin las graves consecuencias de una hipotética invasión rusa de Ucrania.

Mientras Ucrania reclama sanciones económicas contra Rusia, la vía diplomática debe avanzar cuanto antes para solucionar un conflicto que podría enfrentar a dos potencias nucleares como son EEUU y Rusia. Es el enfrentamiento potencialmente más peligroso con Moscú desde el final de la Guerra Fría cuando las cabezas nucleares apuntaban a Europa.

Las intenciones de Putin son claras. Anexionar Ucrania a la Federación de Rusia como hizo con Crimea.

Desde su independencia, los rusos siempre han considerado a la exrepública soviética como parte de su territorio. Sin embargo, Ucrania es un aliado fundamental para la OTAN en Europa oriental.