Siempre me he rebelado contra los actos de censura y cuando estos se producen en una institución como es la Universidad que debe ser lugar de conocimiento, de estudio, de aprendizaje y de contraste de opiniones, todavía más.

La Universidad de Valencia ha censurado un acto organizado por el Colegio de Pedagogos y Psicopedagogos de la Comunidad Valenciana que iba a contar con la presencia de varios partidos políticos, entre ellos Vox.

Bajo el título: “Las políticas inclusivas de servicios sociales en la Comunidad Valenciana a debate”, la jornada se iba a celebrar en la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universidad de Valencia. Finalmente el acto ha sido pospuesto al censurar la Universidad la presencia de Vox.

Que una institución pública como es la Universidad censure a un partido político por razones ideológicas, es un grave atentado contra la libertad de expresión. Un hecho absolutamente intolerable en democracia.

La Universidad debe ser un lugar de tolerancia y de encuentro, donde todos puedan expresarse con absoluta libertad.

Hace poco tiempo estuvo dando una conferencia en la UV, el presidente de ERC Oriol Junqueras. ¿Tiene más derecho Junqueras que Miriam Turiel?

Recuerdo episodios más propios de otros regímenes, como cuando se prohibió a Rosa Díaz o a Fernando Sabater participar en una conferencia en la Universidad Complutense de Madrid. Entonces fueron miembros de Unidas Podemos los que boicotearon el acto e impidieron que se celebrara la conferencia.

Vox nos guste o no ha obtenido más de 3,6 millones de votos  en las últimas elecciones y cuenta con 52 diputados en el Parlamento español.

No comulgo en absoluto con el ideario político de Vox, estoy en las antípodas ideológicas de la formación de  Santiago Abascal, pero tienen todo el derecho del mundo a participar en los debates a los que han sido invitados, como cualquier otra formación política.

Episodios de censura como este lo único que consiguen es dar más votos a Vox.