España sigue siendo el país de Europa donde más animales se abandonan: 700 cada día. Concretamente, 258.300 animales fueron abandonados en 2021, según los datos del estudio de adopción y abandono que recoge la fundación Affinity. Nuestro país se sitúa desde hace años a la cabeza de abandono animal.

Seguramente estos datos, ya de por sí escalofriantes sean aún mayores porque muchos casos de abandono no han podido ser registrados al no tener constancia de ellos, con lo cual las cifras podrían ser todavía mayores.

La nueva ley de protección animal que se ha aprobado recientemente considera como maltrato el abandono y aunque contempla penas de cárcel, la mayoría de las veces no se cumplen al carecer de antecedentes penales el dueño del animal y ser inferiores a los dos años. Al final se resuelve con una mera sanción económica.

A todos nos vienen a la cabeza imágenes que se repiten sobre todo en verano de animales que son abandonados en plena carretera o a las puertas de una protectora.

Protectoras y perreras que están absolutamente desbordadas por el número de animales que tienen que mantener  y acoger y que subsisten únicamente gracias a las donaciones de particulares y al trabajo de los voluntarios, que hacen realmente una labor magnífica de manera altruista.

En verano es cuando más animales se abandonan coincidiendo con las vacaciones estivales. Las Navidades son también otro periodo de tiempo complicado porque se compran para regalar muchos animales de compañía como perros o gatos que luego son abandonados.

Faltan campañas de sensibilización en los medios de comunicación como había antes y sobre todo una mayor concienciación ciudadana a la hora de tener animales porque no son juguetes que puedas usar y tirar sino seres sintientes, tal y como les reconoce la nueva ley de bienestar animal.