El anuncio de pactar una alianza con la ultraderecha de Marine Le Pen le ha costado al presidente de Los Republicanos, el equivalente al PP español, su puesto al frente del partido conservador.

Muy al contrario de lo que ocurre en España donde el PP acuerda gobiernos de coalición con la extrema derecha de Vox y lejos de hacerles un cordón sanitario, los incorpora a sus gobiernos.

Pero también en Europa, Alberto Núñez Feijóo se ha abierto a pactar con la primera ministra italiana Giorgia Meloni y la actual presidenta de la comisión europea, la popular Úrsula Von der Leyen buscará el apoyo de la extrema derecha para continuar al frente de la institución europea en lugar de buscar  acuerdos con los socialdemócratas, los liberales y los verdes.

Los partidos conservadores franceses siempre han tenido claro quiénes deber ser sus socios.

No han pasado ni 24 horas desde que Eric Ciotti anunciara una posible alianza con la extrema derecha en las elecciones legislativas anticipadas por Emmanuel Macron después de los malos resultados en las elecciones del pasado domingo para que su partido le haya expulsado de la formación conservadora, además por unanimidad.

¿Se imaginan si esto pasara en España? Que el PP rompiera vínculos con Vox y buscara alianzas o acuerdos con otros partidos, como ha hecho el PP en otras legislaturas con los votos de los nacionalistas vascos y catalanes.

La victoria de Agrupación Nacional, el partido de Marine Le Pen en las elecciones europeas, las terceras elecciones consecutivas que gana la extrema derecha, ha llevado al presidente francés Emmanuel Macron a convocar elecciones anticipadas el próximo 30 de junio y 7 de julio. Una maniobra política muy arriesgada porque se produce justo en el momento en que la extrema derecha está creciendo con el consiguiente peligro de que haya una mayoría ultra en la Asamblea Nacional.

La derecha francesa está en su peor momento político en la mayor crisis de su historia, situación que están aprovechando los extremos, tanto a la derecha como a la izquierda, donde el partido del populista Jean- Luc Bélenchon ha anunciado un Frente Popular que agrupe a todas las izquierdas, algo así se está empezando a escuchar también en España.