Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 22
    Febrero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    EL PP ONTINYENTÍ SE HACE EL HARAKIRI DEFENDIENDO A CAMPS.

    EL PP ONTINYENTÍ SE HACE EL HARAKIRI DEFENDIENDO A CAMPS.

     

    La moción del grupo Compromís per Ontinyent, solicitando el apoyo para cursar una petición de demandar que el ex presidente  de la Generalitat, el popular Francisco Camps, abandone el Consell Jurídic Consultiu, (ya que la normativa actual no contempla tal eventualidad), ocupó casi la mitad del pleno municipal de la semana pasada. Además puso de relieve que el PP está solo defendiendo a los corruptos. El amparo con el que trataron de salvar las ofensas y agravios de un presidente ignominioso hacia Ontinyent, puede provocarles un auténtico harakiri. Inusualmente fue un debate que convenía escuchar públicamente, amén de esclarecedor.

    El representante de C’s además de buen pitoniso, al avanzar el resultado de la votación, puso el dedo en la llaga al manifestar la necesidad de suprimir el Consell Juridic Consultiu (o chiringuito político, como lo reputo). Sin embargo, como ya se sabe “por la boca muere el pez”. A la vista de lo expresado, por la portavoz ontinyentina del PP, en el papel de abogada del diablo, quedó retratado este partido. Empezó defendiendo los derechos constitucionales de Camps. Al tiempo que ignoraba sus obligaciones de honradez, decencia o de ética, con lo que invalidó todo su discurso. Copió y ratificó las palabras de la popular Mª José Catalá en les Corts. No dudó en infravalorar la postura de los representantes políticos ontinyentins, en este asunto. Recurrió al uso verbal fraudulento, cuando arrojó el peyorativo “franquismo” sobre el resto de grupos políticos, con la pérfida intencionalidad de estigmatizarlos. Cínicamente espetó: “Lo que para usted son conductas incorrectas, para mi pueden ser todo lo contrario”. También hizo uso malévolo del concepto “arbitrario”, achacándolo a los grupos representativos democráticos, por querer hacer llegar la voz de la ciudadanía ontinyentina, en forma y fondo, donde corresponde. Cerrando los ojos ante la indignación de la población ontinyentina, por las continuas mofas del gobierno de Camps. Las cuales se tradujeron, en los comicios de 2015, en un auténtico grito de furia democrática, dejando la representación municipal de los populares de 11 en 3 regidores. La portavoz del PP justificaba la inocencia de Camps con la existencia de los tribunales de justicia, como si estos o las leyes fuesen infalibles. Obviando, como es público y notorio, la falta de división de poderes que hay en este país. La portavoz del PP mintió cuando dijo que Camps no está siendo “investigado” (ver  hemeroteca de Levante EMV o “Camps, citado a declarar como investigado por la Fórmula 1”, RTVE.es, etc.).

    Fue la oratoria de la portavoz del PP un ejemplo espeluznante de lo que significa la deriva, la petulancia y el empecinamiento en negar lo evidente, que es en lo que ha cristalizado este simulacro de partido democrático, llamado PP. Una exposición trufada de frialdad, indolencia ética o de indiferencia, ante el daño irreparable causado por los de Camps. Menospreciando a la mayoría de grupos, al achacarles “rencor”. Una animadversación que Mercedes Pastor confundía con ese deseo de la mayoría de la ciudadanía, el de no querer seguir pagándole 140.000 euros anuales a Camps. Dado su acreditado y poco honorable quehacer como máximo gobernante de los valencianos.

    Tanta vehemencia en la temeraria defensa de Camps solo se justifica, por parte de M. Pastor, en querer terminar de hundir en Ontinyent los pocos restos del naufragio que obtuvo el PP en 2015.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook