Blog 
El blog del hombre
RSS - Blog de Ana María

El autor

Blog El blog del hombre - Ana María

Ana María

Sobre este blog de Valencia

Si eres hombre, te interesa este blog. Si eres mujeres, también te interesa este blog. En los posts que publicaré hablaré de los hombres. El dicho "no hay quien entienda a los hombres" a partir de ahora ya no hará falta usarlo más.


Archivo

  • 12
    Febrero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    7 consejos para perderle el miedo al dentista

    7 consejos para perderle el miedo al dentista

     

    Para muchas personas acudir al dentista es un auténtico calvario. Si te encuentras entre esas personas, te recomiendo tener en cuenta los siguientes consejos para perder el miedo al dentista. Sin olvidar que los dentistas han evolucionado mucho y ya no son como lo eran antes.

    Busca un dentista agradable

    No vayas al primer dentista que encuentres, sino que siempre debes buscar a un dentista que sea comprensivo y sepa aceptar que tienes miedo al dentista. Es importante que sea agradable y te trate bien. Si no sabes a que dentista acudir, no olvides preguntar a tus amigos y tus familiares para que te aconsejen un dentista de calidad y comprensivo.

    Visita al dentista antes de la consulta

    Para evitar tener miedo y no ir finalmente a la cita, te recomiendo visitar la clínica antes de la cita final. Esto te ayudará a coger confianza. Piensa que si conoces la clínica y a los profesionales que trabajan en ella, te sentirás más seguro y por ello no te echarás para atrás en el último momento. Es más, también puedes informar al dentista de tu miedo. Gracias a esta información te tratará con más cariño y por ello te sentirás más tranquilo en la clínica.

    Pide cita a primera hora

    Seguramente tu dentista te dará hora a primera hora si sabe que tienes miedo al dentista. Como nos recomiendan desde esta clínica dental Irene Morales, es importante pedir cita a primera hora para no estar pensando todo el día en la visita al dentista. Si la cita te la dan tarde, lo más seguro es que te rajes y finalmente no acudas al dentista. También es importante que acudas a la hora justa para no tener que estar esperando demasiado. Piensa que la espera te puede crear ansiedad.

    La primera cita siempre debe ser suave

    Si has contratado a un profesional, el mismo hará que la primera cita sea suave, es decir, más bien será introductoria para que conozcas como funciona todo y así se te pueda ir el miedo. No cometas el error de contratar una primera cita para que te hagan una endodoncia o anestesia porque puede que incluso le cojas más miedo al tratamiento. Gracias a esto, la primera cita será suave y cuando ya tengas confianza, la intensidad de la sesión ya podrá ser mayor.

    Lleva tu música

    Si sientes que con la voz de tu dentista no es suficiente para tranquilizarte, puede ser una buena opción llevarte tu música. Muchos dentistas permiten que sus pacientes lleven su música si con ella se tranquilizan. Lo importante es que el paciente este quieto para poder realizar un buen trabajo. Gracias a la música, no solo te podrás relajar, sino que también conseguirás que el tiempo se te pase más rápido.

    Acuerda una señal de dolor con tu dentista

    Para muchos pacientes es de vital importancia crear una señal de dolor para mostrar al dentista que estás sufriendo y debe parar. Normalmente el dentista suele recomendar que levantes la mano y acto seguido parará para ver cual es el problema y evitar que el dolor siga. Eso sí, las clínicas dentales han evolucionado mucho, de aquí que se usen técnicas que provocan el mínimo dolor al paciente (fuente). Esto quiere decir que no debes tener miedo, ya que no vas a sufrir durante el tratamiento, sobre todo si el dentista te pone anestesia. Es más, gracias a la señal pactada, en cuanto levantes la mano el dentista parará automáticamente.

    Si tienes mucho miedo, la sedación puede ser la solución

    Si has realizado muchos intentos, pero eres incapaz de acudir a tu dentista y tranquilizarte, puede ser el momento de que recomiendes a tu dentista una sedación para poder disfrutar del tratamiento dental que necesitas para poner fin a tus dolores dentales.

    En este caso, el dentista seguramente te recomendará usar el sistema de sedación por inhalación. Así te podrás relajar y no enterarte de que estás en el dentista. Y si la fobia es realmente grande, entonces no te quedará más remedio que apostar por la sedación intravenosa. Este tipo de anestesia puede dormirte totalmente o relajarte tanto que ni te enterarás de que está pasando, es decir, es el último remedio que puedes usar para disfrutar de una buena salud dental si tu fobia al dentista no desaparece.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook