Blog 
El blog del hombre
RSS - Blog de Ana María

El autor

Blog El blog del hombre - Ana María

Ana María

Sobre este blog de Valencia

Si eres hombre, te interesa este blog. Si eres mujeres, también te interesa este blog. En los posts que publicaré hablaré de los hombres. El dicho "no hay quien entienda a los hombres" a partir de ahora ya no hará falta usarlo más.


Archivo

  • 17
    Septiembre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Valencia

    Ventajas de los tubos fluorescentes led

    Ventajas de los tubos fluorescentes led

    Ahorrar en la factura de la luz y reducir el impacto negativo sobre el medio ambiente son las dos motivaciones principales que hacen que una gran cantidad de personas se hayan sumado a la instalación de iluminación LED en sus viviendas u oficinas.

    Sin embargo, los beneficios de pasar de la iluminación tradicional a los tubos fluorescentes LED van más allá de esas dos primeras y que queremos enumerarte para que conozcas todas las ventajas de los tubos de LED y por qué tantas personas se estén pasando a este tipo de tecnología haciendo que los tubos fluorescentes convencionales queden obsoletos.

    Ventajas de los tubos fluorescentes led

    Ahorro económico

    La principal ventaja de los tubos LED y la que más impulsa a la gente a sumarse a la moda de este tipo de iluminación es el hecho de que consigue generar un ahorro significativo en la factura de la luz que puede llegar a ser hasta del 50%. Es importante entender que, mientras los tubos fluorescentes necesitan reactancia y cebadores, los LED carecen de esta necesidad, por lo que no consumen tanta energía.

    Más sostenibles de cara al medio ambiente

    Los predecesores de los tubos LED, los conocidos fluorescentes o incandescentes, están hechos de materiales nocivos y tóxicos como es el caso del mercurio o del vapor de mercurio. Estos son materiales muy contaminantes y el daño de uno sólo de estos fluorescentes puede contaminar miles de litros de agua con extrema facilidad. Esto es algo que no sucede con los LED, que están fabricados con materiales renovables y cuyo índice de toxicidad es mucho menor.

    Vida útil

    Los tubos LED tienen una duración estimada de más de 50.000 horas en total, siendo mucho más superior que la de los tubos fluorescentes convencionales, que sólo alcanzan a las 10.000 horas de vida útil, aproximadamente (fuente).

    Encendido instantáneo

    Al contrario que con los tubos fluorescentes, que necesitaban unos segundos de tintineo antes de que la luz se encendiese por completo, los tubos LED tienen un encendido inmediato. Además, pueden ser encendidos y apagados tantas veces como sea preciso a lo largo del día sin que esto llegue a afectar a la vida útil de los tubos, como si pasaba en los convencionales.

    Dureza mejorada

    Los tubos LED ofrecen una mayor resistencia ante golpes y vibraciones e incluso es posible repararlos si la tira de su interior deja de funcionar. En los tubos fluorescentes tradicionales esto no pasaba, ya que, como hemos explicado, estaban rellenos de un gas que al calentarse emite luz. Pero si el cristal se daña, existe el riesgo de que ese gas o el mercurio se escape, provocando que el tubo deje de funcionar y de que, además, corramos el riesgo de estar expuestos a los materiales nocivos de estos tubos.

    Apto para temperaturas extremas

    Los materiales de los tubos LED, como hemos comentado en el punto anterior, han sido optimizados con respecto a sus predecesores. Esto implica que las temperaturas extremas no les afectan y que son aptos para ser utilizados incluso en cámaras frigoríficas, por ejemplo.

    Cómo cambiar un tubo fluorescente por un tubo LED

    Cambiar un tubo fluorescente por un LED no es un proceso que pueda resultar de especial dificultad, si bien es cierto que necesitarás entender algunas cosas para poder llevar a cabo la nueva instalación con éxito.

    Lo primero que tendrás que hacer es comprobar que el cableado de la lámpara está correcto y que no hay fallos que puedan provocar que el nuevo tubo LED no funcione. Lo mejor será siempre eliminar la reactancia y el cebador a la vez que se retira el tubo fluorescente. Lo siguiente que tendrás que hacer es enchufar los dos cables de la red eléctrica directamente a las patas del extremo del tubo LED.

    Obviamente, antes de hacer esto, tendrás que apagar el equipo y comprobar que la corriente no le llega, de manera que te asegures de que trabajarás con seguridad y sin ningún riesgo de chispazos o calambres. Retira el tubo fluorescente y la reactancia y el cebador y conecta la fase de un extremo del portalámparas y el neutro del otro extremo de la misma.

    Comprueba si la instalación es correcta y si el tubo LED se enciende como debería. De ser así, ya tendrías tu nueva iluminación eficiente instalada.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook