¿Ha escuchado hablar alguna vez del “phishing” o del efecto de la capitalización compuesta? ¿Sabría diferenciar un préstamo a tipo fijo o variable? ¿Qué acciones debería acometer para refinanciar sus deudas o, por el contrario, para no adquirirlas? ¿Qué es el Euríbor? Y es que, entender conceptos como TAE, IBAN o IRPF resulta fundamental para poder tener un control efectivo de la economía.

Lejos de la concepción social que la adjetiva como “difícil”, adquirir conocimientos financieros resulta esencial para el progreso y el crecimiento inclusivo. Todas las personas, en cada actividad que emprendemos, nos enfrentamos a decisiones que repercuten a corto, medio o largo plazo en nuestras finanzas y, por ende, en nuestro bienestar y futuro.

De este modo, comprender el valor del dinero y su funcionalidad, así como la importancia de planificar las decisiones económicas es un punto de inicio que puede conseguir poner fin a la estadística que apunta que las personas de las comarcas valencianas presentan un nivel alfabetización financiera por debajo de la media nacional.

De hecho, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) apunta que más del 84 % del alumnado español no recibe ningún tipo de educación en materia financiera.

Así, la Educación Financiera ofrece las herramientas necesarias para que los ciudadanos podamos gestionar movimientos y transacciones con criterio y las máximas garantías, incluso en edades tempranas. Un aspecto especialmente relevante si se tiene en cuenta que la complejidad del futuro escenario económico afectará al patrimonio de las familias. ¿Qué es la Educación Financiera?

La Educación Financiera es una rama de estudio que aporta conocimientos, capacidades y habilidades para aprender a gestionar y planificar las finanzas en cada etapa de la vida, permitiéndonos tomar conciencia de cómo afectan nuestras decisiones a nuestros propios recursos y convirtiéndonos en consumidores inteligentes.

La reciente crisis económica sirvió para destapar una necesidad no cubierta, aunque intuida, del sistema docente. No obstante, ante esta carencia formativa, se detecta una alta demanda por parte de la sociedad por ampliar su conocimiento en relación a esta materia.

Iniciativas como “Finança't” son capaces de satisfacer esta demanda y ofrecer las claves para invertir de forma razonable.

“Finança't”, innovación para invertir con criterio

El nivel de conocimientos financieros que necesitan las personas en cada etapa de su desarrollo vital varía en función del momento en que se encuentre cada una. Por ello, la forma en que los conocimientos específicos son adquiridos también debe ser diferente.

Desde niños y niñas en edad escolar hasta jóvenes o personas mayores, estudiantes, personas desocupadas o jubiladas, “Finança't” pone a disposición de todas ellas el material óptimo para “comprender mejor el mundo financiero”.

Este programa de formación desarrollado por la única caja de ahorros valenciana, Caixa Ontinyent, que se creó hace tan solo tres años, ya ha sido utilizado por cerca de 25.000 personas, principalmente a través de la web y redes sociales.

Avalado por sus exitosas cifras, su innovador modelo de aprendizaje aborda cuestiones como el consumo racional, las ayudas públicas, la economía doméstica o la fiscalidad, entre otras.

Aprender desde pequeños

Su oferta formativa se nutre de cursos “online” para profesorado y de formación presencial en centros escolares. El pasado mes de octubre, la Fundació Caixa Ontinyent emprendió un itinerario que les llevó a recorrer numerosos centros educativos de la comarca de la Vall d’Albaida.

A través de cuentos infantiles de temática financiera publicados por la fundación, implementados con materiales teóricos adaptados, los más pequeños pudieron introducirse en el fascinante mundo de las finanzas.

Además, desde la entidad también trabajan para desarrollar una Aula de Empresa de Educación Financiera en el Campus de Gandia para aportar recursos y herramientas que permitan al profesorado de primaria incorporar conceptos financieros al proceso de aprendizaje.

Otras de las iniciativas que están desarrollando es la implantación de una aplicación informática que recoja la colección de cuentos infantiles mencionada anteriormente, tanto en valenciano como en castellano e inglés, así como juegos, fichas de actividades o animaciones.