Creatividad, una caja de herramientas, muchas horas de trabajo y cientos de tutoriales de Youtube. Así ha transformado un joven valenciano una ambulancia de segunda mano en una camper para recorrer el mundo. Ahora, con su "van" hecha con sus propias manos este periodista se ha hecho viral en las redes sociales al publicar en Twitter los resultados de su proyecto. 

Pablo González llevaba tiempo buscando furgonetas, pero los altos precios de estos vehículos le frenaban a dar el paso, hasta que buceando por internet encontró la "furgo" que le encajaba: una ambulancia. "Vi en un blog que las ambulancias caducaban a los 10 años y que luego se vendían", así explica el protagonista de esta historia el inicio de un proyecto que ha ocupado su tiempo libre en el último año.

Pablo compró la ambulancia en desuso antes de la llegada de la pandemia del coronavirus y, a través de tutoriales de Youtube y con la ayuda de varios amigos, aprovechó el confinamiento para camperizarla. "Tengo que agradecerle a muchos amigos que se han pasado alguna tarde a ayudar, y sobre todo a Keyvan que me ha echado un cable gordo con muchas cosas, sobre todo con la instalación eléctrica".

Este joven periodista no es ajeno a la aventura, hace cinco años creó su blog Pégame un viaje. Un diario digital de aventuras considerado en 2016 el mejor blog joven de la provincia de Alicante. Pero, después de que el covid pusiera fin de forma prematura a su primera vuelta al mundo, se puso manos a la obra y decidió reciclarse a sí mismo y darle una segunda vida al vehículo y convertir una ambulancia en una camper homologada. 

Hay que recordar que la pandemia y las restricciones derivadas de la crisis sanitaria del coronavirus han relanzado el turismo de caravana, disparando los alquileres de este tipo de vehículos. La "furgo" de Pablo, además de contar con todas las comodidades de una caravana (sofá-cama, mesa, televisión, fregadero, nevera y bomba de agua), es autosuficiente. Una placa solar instalada en el techo le proporciona, con un día de carga, la energía eléctrica necesaria para aguantar dos días sin sol.

Pablo contó a través de las redes sociales cómo avanzaba su proyecto de reforma. En Instagram ha ido recopilado una serie de vídeos en los que muestra todo el proceso de camperización. Pero la "fama" le ha llegado a través de Twitter, su publicación de la reforma se hizo viral en pocas hora y ha llegado a 9 millones de personas. Consiguiendo, además, 190 mil likes y casi 13.000 retuits con su historia.

Y no es para menos, Pablo cuenta que el proceso de reciclaje de la ambulancia le ha salido más barato que comprar una camper original "pero hay muchísimo trabajo con el que no cuentas cuando empiezas". Sobre el coste de este proyecto el alicantino explica que ha rondado los 4.000 euros, sin contar el precio del vehículo sanitario. Además, la furgoneta ha tenido que conseguir un certificado de homologación. "Tienes que presentar un proyecto técnico de un ingeniero para poder homologarla y pasar la ITV", explica.

En sus primeras escapadas el joven periodista ha recorrido algunos rincones especiales de la provincia de Alicante. Y espera, cuando se levante el cierre perimetral, poner rumbo en su nueva furgoneta camper al norte de España, Francia y Portugal para poder hacer lo que más le gusta: surfear.