La relación entre madres e hijos es difícil y hay momentos en los que se llegan a puntos sin retorno. Es lo que le tuvo que suceder a esta madre tiktoker que, cansada de ver cómo su hija adolescente hacía caso omiso de sus requerimientos para que limpiara su habitación, decidió tomar una decisión drástica al respecto.

Tiffini Hamer no podía más. Asomarse a la puerta del cuarto de su hija era un tormento. Ropa tirada, la cama sin hacer, perchas por el suelo, ropa sucia por doquier, desorden por todas partes... y lo peor ni rastro de voluntad para cambiar las cosas. Por ellos Tiffini optó por una solución creativa que ahora ha confesado a través de TikTok.

Aprovechando que su hija había salido se puso manos a la obra y con la ayuda de arroz negro consiguió en apenas unas horas lo que años de discusiones no habían conseguido. La paciente madre colocó granitos de arroz por toda la habitación. Desde el suelo a los cajones, pasando por los rieles del armario y el interior de la cómoda. Hasta entre las sábanas. Lo hizo de tal manera que cuando llegó su hija y descubrió esos "puntitos negros" sucedió lo impensable. Un ataque súbito de limpieza se apoderó de la adolescente al creer que su cuarto se había llenado de heces de rata por culpa de la suciedad.

Ante la amenaza de los roedores y la presencia de las supuestas "cacas" de rata solo cabía una limpieza en profundidad de todo.

La treta de la madre no pudo resultar mejor. El antes y el después de la habitación es sorprendente y el video que ha subido Tiffini a su red social explicando su ingenioso truco ya se ha hecho viral y acumula más de 15 millones de visualizaciones.