01 de agosto de 2013
01.08.2013

Respuesta a la fiscal Gisbert

01.08.2013 | 02:04

Paloma Urdiales León. Valencia.

Como profesora y como mujer me parecen indignantes las declaraciones de la portavoz de la Fiscalía de Valencia y Fiscal de Violencia Género, Susana Gisbert, publicadas en este diario. Parece increíble cómo la titular de la Fiscalía de Violencia de Género se dedica a simplificar las causas de un drama tan grave y complejo, del que debería ser experta, atacando la labor de las decenas de miles de profesores que en España trabajamos diariamente para garantizar la igualdad de oportunidades de nuestros alumnos y alumnas. Gisbert culpa en concreto a las profesoras, porque según asegura perpetuamos los roles de género cuando preguntamos a los niños si «mamá les ha hecho el bocadillo». Desde su punto de vista, este tipo de comentarios resumen las prácticas discriminatorias que derivan directamente a la violencia de género. Me veo en la obligación de recordarle a la señora Gisbert que en España llevamos mucho tiempo luchando por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Y que en esta tarea, los profesores tenemos la enorme responsabilidad de educar a los niños y niñas desde sus primeros años de vida, y con todos los medios que tenemos a nuestro alcance en la superación de estereotipos. Desde luego, que una fiscal proponga suprimir un modelo educativo amparado por la Constitución y la ley, haciendo alarde de su desconocimiento desde una tribuna pública, es lo último que me quedaba por oír. ¿Qué será lo próximo que se le ocurra?, ¿obligar bajo sanción a que los padres preparen un mínimo de bocadillos a la semana para no perpetuar los roles? Susana Gisbert, como portavoz de una institución tan importante como es la Fiscalía, debería medir sus opiniones y, como mínimo, pedir disculpas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook