22 de mayo de 2018
22.05.2018

¿Será posible alcanzar la inmortalidad antes del año 2045?

28.05.2018 | 20:32

Recientemente, he estado leyendo en varias páginas web acerca de la posibilidad de alcanzar la inmortalidad antes de comenzar el año 2045 y me gustaría dar mi punto de vista sobre este tema de gran importancia. Pero, ¿es realmente posible realizar una manipulación en las células hasta el punto de llegar a ser indestructibles y bien poder crear un organismo inmortal?

Desde mi punto de vista, yo pienso que alcanzar la inmortalidad no está a nuestro alcance en estos momentos, al igual que en dentro de 30 años más aproximadamente. Esto es porque las células se regeneran constantemente una vez han alcanzado la vejez, replicándose el ADN con una hélice que ya formaba parte anteriormente de la célula vieja con una nueva hélice genética, por lo tanto las células se regeneran a través de células ancianas. Hay alrededor de 200 tipos diferentes de células en nuestro organismo y cada una de esas células necesita más o menos tiempo para regenerarse.

Hay células que tardan mucho tiempo en regenerarse, como las células encontradas en músculos, o células que no pueden regenerarse, como las células ováricas y cerebrales. (Que resultan en la menopausia en mujeres y las células cerebrales en problemas como el Alzheimer, tras el desgaste de las células neuronales). Sin embargo, hay células que sí se regeneran, como en el caso de los neutrófilos, una especie de glóbulo blanco que se encarga de combatir contra los agentes patógenos que tratan de dañar nuestro organismo. Una vez han realizado su función, mueren y producen pus que se puede ver desde la membrana epitelial, (la epidermis) en nuestro cuerpo, una señal para que el cuerpo reemplace la célula vieja por una nueva.

En conclusión, pienso que la inmortalidad no podrá alcanzarse hasta dentro de un tiempo, pero no antes del 2045. Para ello, necesitaríamos implantar células nuevas en nuestro organismo, y todavía no es del todo seguro las consecuencias que trae esta maniobra biomédica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook