24 de abril de 2020
24.04.2020
Levante-emv

La primera guerra mundial bacteriológica

24.04.2020 | 11:26
La primera guerra mundial bacteriológica

Los niños tienen que jugar y divertirse. Estar en el campo y etc. Cribar a las poblaciones fundamental. El que no esté infectado a trabajar a piñón y a levantar el país y el que no a cuarentena. La desescalada comienza con test masivos. Las personas tienen derecho a trabajar igual que los presentadores de televisión. Todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida y no solo algunos, hasta aquí podríamos llegar. ¿Qué buscan ¿Que mucha gente dependa del estado, entonces esa persiana que has levantado con el sudor de tu frente acabes cerrándola y que dependas de una paguita En nosotros esta cambiar este orden de cosas. En vez de salir a aplaudir yo os ánimo, aconsejo, no ordeno como otros hacen, a exigir libertad de movimiento, salir de la prisión porque necesitamos trabajar, es la única forma de salir de la ruina en las que nos quieren meter. El virus está aquí entre nosotros, pero ya hay que perderle el miedo, ya se ha aprendido una serie de normas de educación sanitaria. Lo que le interesa al gobierno y sus asesores es que os arruinéis y que reventéis. Al virus había que tenerle miedo, pero ya estamos en otro momento, hay que terminar con la sicosis. Vida normal y exigir al gobierno test, reclamar porque nos están metiendo en agujero impresionante. Las personas nos tenemos que volver inteligentes, buenas personas, ellos ven el virus como una oportunidad para mantener una dictadura de caridad. Estamos en un estado de alarma ilegal, ya se estarán preparando algún despacho de abogados o juez para investigar esto. Ellos quieren vivir como reyes y un pueblo obediente. No tenemos los mismos derechos que estos marqueses. El virus no se va a ir ni cuando llegue la vacuna. Cada uno debe de hacer política desde sí mismo y sus necesidades. Las familias de estos políticos están superbién y vosotros estáis jodidos y quieren que os muráis económicamente. Esto está planificado para beneficio de ellos y os animo a no tener ya miedo y a exigir. Que cambie la tortilla que prueben ellos un poco de su propia medicina y que ellos sean los que tengan miedo de cientos de miles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook