27 de mayo de 2020
27.05.2020
Levante-emv
La otra crisis

Igualdad en la mediocridad

27.05.2020 | 18:56
Igualdad en la mediocridad

El estado de alarma por la crisis sanitaria se ha vuelto a ampliar. Pese a ello, el pesimismo puede hacer mella en el ánimo de los adultos e impedir que vean la luz al final de un túnel que quizá se prolongue hasta más allá del 2020.
Y parece ser que esa misma desesperanza ha invadido el ánimo de nuestra ministra de Educación, la señora Celaá, y también el de la mayoría de los consejeros autonómicos del ramo. Todos ellos se han topado con la cruda realidad: la brecha educativa que ya existía previamente entre su alumnado se mantiene durante este confinamiento en casa. Algunos quieren hacernos creer que la culpa de esa desigualdad educativa la tiene la llamada "brecha digital". Y por eso, para frenar esa supuesta injusticia mediática, han ordenado a los docentes que en su labor online se centren en repasar los contenidos que ya se habían trabajado previamente en clase, sin plantearse siquiera empezar temas nuevos de alguna de las materias.
Nuestros representantes políticos han optado por la solución más fácil, pero también por la más injusta: una igualdad en la mediocridad. ¿Y qué decidirán después, una vez se reinicien las clases presenciales? ¿Aplicar el mismo criterio y seguir repasando, un año tras otro, los contenidos que se dieron hasta el mes de marzo de 2020? Porque la desigualdad educativa es un hecho que va mucho más allá de la supuesta "brecha digital". Dejen ya de buscar soluciones cómodas y discriminatorias a unos problemas académicos que son profundos y que están arraigados en nuestro sistema educativo. Dejen de buscar una igualdad de mínimos que a todos perjudica y preocúpense de indagar en la equidad: dar y exigir a cada alumno según sus posibilidades. No se trata simplemente de dotar de material informático y conexiones wifi a todos los hogares españoles, sino de realizar una educación personalizada que vaya más allá del aula y logre influir también en el buen hacer de las familias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook