Daniel Llorens, Bolonia.

Fanal Cerámica crece en los más importantes paises europeos gracias a un producto de alto valor añadido que se ha introducido de manera perfecta en los segmentos de los mercado más exigentes: «Fanal no es una fábrica de baldosas cerámicas, sino un proveedor de espacios habitables», señala el gerente y fundador de la joven empresa de Onda, Rafael Fabregat.

En este sentido, el responsable del área de exportación de la firma de Onda, Martín Chavarría, afirma que las ventas a Francia están creciendo muy rápidamente en los últimos meses gracias a contar con una amplia red de distribuidores que cubren las demandas de todo el territorio. Otros mercados que también están registrando una evolución muy positiva son Bélgica, Reino Unido y Holanda, según señala Chavarría, quien reconoce que, en la actualidad, uno de los paises cuya demanda registra mayores aumentos de manera constante es Grecia. Pese a los grandes éxitos conseguidos en la Unión Europea, el jefe de comercio internacional de Fanal reconoce que «Estados Unidos sigue siendo nuestro principal mercado y registramos crecimientos de las ventas todos los años».

El actual despegue internacional de Fanal Cerámica se inicia con la puesta en marcha de las lineas de producción de gres porcelánico, que tuvo lugar a finales de 2002 y la creación de la marca Fan Porcelánico que se ha convertido en sinónimo de calidad y belleza, pero sobre todo de vanguardia e innovación gracias a una gran variedad de propuestas que van desde los más clásicos a las lineas más vanguardistas.

«El gres porcelánico significa en la actualidad más del 60% de la producción total de la compañía», indica Rafael Fabregat, quien se muestra muy satisfecho de la marcha de la feria.