Joan Mestre, Castelló

El 25 de diciembre de 1918, los pilotos franceses Lamaitre y Pierre surcaban los aires con su pequeña avioneta de tipo Treguet 14 para transportar el primer correo aéreo entre Sant Louis (Senegal) y Toulouse (Francia). El trayecto conectaba al país galo con Santiago de Chile, con escala previa precisamente en el país africano. En recuerdo a esta ruta, una serie de aviadores franceses participan desde hace 23 años en un rally aéreo que cubre por etapas la línea Francia-Senegal sin incluir el desplazamiento final al continente americano.

En la edición de este año, una de las escalas ha tenido lugar en la capital de la Plana. Ayer, 26 de los 29 participantes tomaron tierra en el aeroclub de Castelló. Directivos de las instalaciones aguardaban con expectación y curiosidad la llegada de la totalidad de las avionetas, algunas de ellas de lujo. Francisco Martínez, directivo del Aeroclub, destacaba el prestigio de esta competición y afirmaba de hecho que «es más importante que el París-Dakar».

Procedían de Almería después que iniciaran el rally el domingo desde Sant Louis , pasando por Tánger. Los participantes, que no pudieron despegar ayer por la irregular meteorología, hicieron noche en Castelló. Los 26 aviadores tienen previsto continuar con su camino hoy mismo por la mañana con dirección al aeródromo de Sabadell.

A diferencia de 1918, los aparatos son modernos modelos de avioneta deportiva de tipo Cesna, Rodine y Georg (utilizan red radioeléctrica y GPS), pero cabe destacar que mantienen un reducido radio de acción y una escasa autonomía de vuelo (1.800 kilómetros) que les obliga a hacer escalas como antaño para repostar, lo que les permite emular a los pilotos de los primeros que protagonizaron estos correos aéreos. Las paradas previas que llevan a cabo a lo largo del recorrido confiere a este rally aéreo uno de sus mayores atractivos.

El rally Senegal-Francia, aunque tiene un componente lúdico-conmemorativo importante al recordar los antiguos correos aéreos del siglo XX, es también una competición. El jurado, para dar ganador a una de las aviones, contempla una serie de variable como los tiempos marcados, los comportamientos y la navegación de cada aviador.