Nacho Martín, Castelló

Las mismas fuentes precisaron que Fabra acusó en público a Toledo de querer «usurpar» competencias de otras administraciones y cuestionó la potestad del rectorado universitario para asesorarse legalmente sobre las posibilidades de reversión del inmueble de la plaza Huerto Sogueros (cuyo uso ha solicitado la Universitat Jaume I para desarrollar un proyecto cultural y multimedia). Testigos presenciales de la conversación también explicaron que Fabra advirtió al rector y le dijo: «vamos a por todas».

El rector lamentó que la recriminación del alcalde implica cuestionar la legítima autonomía de la Universidad. «El alcalde me preguntó de forma contundente que quién soy yo para pedir informes jurídicos sobre la reversión del edificio de Hacienda y me acusó de usurpar competencias de otras administraciones».

Toledo no ha dudado en dar una respuesta. «Claro que como Universidad tenemos la competencia y la obligación de asesorarnos. Yo lo primero de lo que debo asegurarme es de que el ayuntamiento no tiene la razón jurídica al pedir la reversión del edificio de Hacienda, porque de no ser así la Universidad debe retirar inmediatamente su petición al Ministerio de Hacienda para optar al uso del edificio. Pedimos precisamente esos informes a expertos en derecho para estar seguros de que podemos seguir adelante con el proyecto. Lo irresponsable sería que no tuviéramos ningún informe o pedirlo si el derecho de la titularidad es del ayuntamiento.

El descontento del alcalde con los informes jurídicos solicitados por la UJI (todos ellos descartaban que el ayuntamiento tenga derecho a la reversión del edificio) se hizo público en una rueda de prensa nada más conocer la noticia. El portavoz del PP en el ayuntamiento, Miguel Ángel Mulet, acusó al rector de la Universitat Jaume I de «contrariar los intereses de Castelló» y de «no ser un verdadero castellonense». En opinión de Toledo, la polémica responde a una estrategia «sucia». «El problema de fondo es que el PP está metiendo a la Universidad en una batalla política y quiere empañar mi imagen pública. Me parece una postura indigna».

Por su parte, El portavoz del Bloc Nacionalista Valencià, Enric Nomdedéu, advirtió ayer que este el enfrentamiento público escenificado entre el rector y el alcalde «no es bueno ni para la Universidad ni para la ciudad de Castelló». Además, su partido opta por no pronunciarse hasta que Hacienda tome una decisión.

Versiones de Mulet y de Toledo

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Castelló, Miguel Ángel Mulet, relató ayer su versión del incidente del pasado sábado. «El rector me llamó el insultador mayor del reino y que era un mamporrero».

Mulet subrayó varios puntos con el objetivo de resumir la postura del equipo de gobierno. «El ayuntamiento ha apoyado, apoya y seguirá apoyando a la Universitat Jaume I. El ayuntamiento cree que tiene la responsabilidad de recuperar el edificio de Hacienda para la ciudad. Y creemos que no tenemos porqué enzarzarnos en ninguna discusión entre el ayuntamiento y la Universidad. Y decir que el ayuntamiento está dispuesto a desarrollar actividades culturales junto con la Universidad».

Toledo mantiene que él no se dirigió a Mulet en tono de insulto. «No quiero insultar a nadie. La conversación no fue en la línea que dice Mulet. Yo sí le pregunté si era el insultador del reino porque me había acusado en los medios de no ser un buen castellonense e ir contra la ciudad. Y le comenté que algunos ya le llaman el mamporrero del PP porque hace el trabajo sucio. Yo no quiero entrar en esa línea. No falté al respeto, pero hablé con el tono serio que se requería. Y fui yo el que luego intentó que se fuera por los cauces civilizados».