Roger Lorgeoux, Castelló

Los accesos al puerto de Castelló se abrirán al tráfico en 2006. El retraso alcanzará los ocho meses. Al menos, tomando como referencia la fecha de colocación de la primera piedra, el 1 de octubre de 2002, presidida por el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar. Al día siguiente, se realizaron los movimientos de tierra y, según el pliego de condiciones, la ejecución debían haberse completado en 30 meses.

Sin embargo, ni en abril -fecha inicial- ni en octubre de este año -la siguiente anunciada- la UTE (Dragados y FCC) entregará al Gobierno la obra, por lo que no se cumplirán los plazos.

Incluso, tampoco estará concluido el vial en diciembre, como recientemente se había especulado. El pasado viernes, el secretario comarcal del PSPV-PSOE, Vicente Tirado, admitió, en una rueda de prensa para hacer balance de su primer año en el cargo, que «los accesos al puerto entrarán en funcionamiento a principios de enero de 2006».

Las causas de las continuas demoras tienen que ver, según la propia UTE, con las modificaciones de mejora introducidas en el proyecto.

Sea como fuere, el pasado 23 de enero de 2005 la demarcación de Carreteras, a través de su delegación en Valencia, reconoció a este periódico que resultaría imposible finalizar los accesos al puerto en el tiempo estipulado.

Es más, en esos momentos se marcó una nueva fecha -durante el presente mes de octubre- pero que, presumiblemente, tampoco se consumaría. «En este tipo de actuaciones siempre se suele alargar el plazo», indicaron fuentes de la demarcación de Carreteras.

Pregunta del PP en el Senado

Ante esta falta de formalidad, el Partido Popular pedirá explicaciones en la Cámara Alta. Su senador por Castelló, Juan José Ortiz, ha anunciado que presentará varias preguntas con vistas a que el Gobierno aclare en qué situación se encuentra el proyecto. «El pliego de condiciones lo dice claro y nosotros lo teníamos claro cuando se colocó la primera piedra, pero parece que todo va mal. De lo contrario, no se entiende tanto retraso», manifestó.

La polémica ha marcado el proyecto desde que un 7 de marzo de 1995 apareciera publicada la orden para la redacción del estudio informativo. Desde aquel momento, y hasta el pasado 1 de octubre de 2002, la desidia del Ejecutivo central frenó el desarrollo de un infraestructura reivindicada por todos los sectores económicos y sociales de Castelló.

Debido al desinterés del Ministerio de Fomento, la citada orden debió actualizarse el 4 de octubre de 1996, pero no fue hasta septiembre de 2000 cuando la obra comenzó a dejar de ser una promesa. Ese mes el Boletín Oficial del Estado (BOE) confirmó la adjudicación a la UTE, que necesitó dos años para iniciar los trabajos.

Del mismo modo, el Consejo de Ministros tardó prácticamente 12 meses en autorizar la expropiación urgente de los terrenos. Lo hizo el 30 de noviembre de 2001.