Una factura de telefonía móvil de 1.674 euros. Esta desagradable sorpresa se encontró Alberto Mateu, vecino de Benicàssim, en su buzón tras su vuelta de vacaciones de Navidad. La compañía Telefónica le reclama este importe por el envío de 1.170 mensajes de un servicio de tarificación adicional realizados íntegramente a un número de la página web Buengiorno el 26 de noviembre del año pasado. Mateu ha denunciado el caso ante la Unión de Consumidores de Castelló (UCE), que ha presentado una reclamación formal a Movistar.

Tras hacer las correspondientes comprobaciones de la factura, Mateu comprobó que las llamadas y mensajes contemplados en las 32 hojas de factura se habían realizado desde un teléfono móvil que no se correspondía con los dos números que tiene contratados con esta compañía. La operadora de Movistar le comunicó que el número desde el que se habían realizado las llamadas se había dado de alta tres días antes, es decir, el 23 de noviembre, en la localidad barcelonesa de Cerdanyola del Vallés.

"El pasado día 30 llegamos a casa y me vi la carta, mi mujer y yo nos quedamos de piedra, llamamos corriendo a la compañía, explicando el caso y nos dijeron que lo estudiarían pero que de todos modos teníamos que pagar la factura y si eso ya nos devolverían el importe", apuntó Mateu. Este vecino señaló que una vez detectaron el problema el banco ya había realizado el cobro, "así que hemos devuelto la factura y volvemos a tener ese dinero en la cuenta porque lo necesitamos para vivir".

En la factura se puede constatar como hay registradas hasta cuatro mensajes en un mismo segundo. "Eso no lo puede hacer una persona, es imposible, además hemos entrado en Internet y hemos visto como hay más afectados por este problema que rodea a la página web de Buongiorno, que yo no conocía".

Reacciones de la UCE

El portavoz de la UCE, Juan Carlos Insa, agradeció la colaboración de "todos aquellos ciudadanos que se dirigen a nosotros para exponer este tipo de incidencias que pueden afectar a colectivos muy importantes, al tiempo que alertamos de la necesidad de controlar los datos personales para evitar que estos sean utilizados por terceros con fines fraudulentos".

Ante cualquier problema derivado de la facturación de mensajes de tarificación adicional no solicitados, desde la UCE se recuerda la posibilidad de instar reclamaciones por medio del arbitraje de consumo.

La telefonía atesora numerosas denuncias

Año tras año las principales quejas relacionadas con el consumo van en contra de las compañías de telefonía móvil. Facturas desmesuradas, dificultades para dar de baja el servicio o las trabas para cambiarse de compañía son algunas de las principales denuncias de los usuarios. Muchas personas acceden a páginas web para descargarse politonos u otro tipo de material digital y luego reciben decenas de mensajes desde estos portales sin conocer que están pagando estos mensajes no solicitados. La mayoría de usuarios se dan cuenta de esto cuando reciben la factura de teléfono en la que ya figura el pago de estos mensajes. Por este motivo, es importante revisar siempre las facturas para detectar anomalías y poder frenarlas.