Una chispa pudo ser el origen del incendio que afectó a la planta de la empresa Traimed21, gestora de los residuos inertes de la zona 1 y que recoge las basuras de los 49 municipios adheridos. La chispa se produjo, en una de las salas de separado de residuos inertes, al friccionar un elemento metálico en la línea de la madera.

Las llamas fueron detectadas por vecinos de la partida Clotals y trabajadores de la empresa y alertaron a las 13.45 horas a la policía local, Guardia Civil y bomberos, que acudieron de inmediato. Una hora más tarde se sumaban los medios aéreos.

El alcalde de la localidad, Marcelino Domingo, confirmó que el fuego se originó en la zona de manipulado de la madera por un tornillo o clavo que originó la llama y que "se ha visto afectada una cinta de goma transportadora de la planta de inertes". Según aseguró "no afectará al funcionamiento de la planta". Una intensa humareda oscura, procedente de la quema de madera, se podía ver desde la población e incluso desde Santa Magdalena, Peñíscola, Càlig o Vinaròs.

Por la tarde todavía seguían las llamas, aunque de un color más blanquizo, procedentes de la combustión de las capas inferiores de madera. Los medios aéreos se retiraron a media tarde. Las espectaculares imágenes de fuego en el interior de la planta sorprendieron a quienes circulaban por la AP-7, que se encontraron con el humo invadiendo el vial. La policía local impidió el paso por el camí dels Moliners a quienes querían circular por la zona a excepción de vecinos. La pasada semana otro incendio, presumiblemente generada por un rayo, afectó a la zona de la Tossa, muy cercana al lugar del incendio de ayer.

Vecinos de la zona han denunciado reiteradamente el mal funcionamiento de la planta por la presencia de polvo, carteles y plásticos en las inmediaciones cuando hay viento.