El pleno de Morella aprobó anteanoche, por unanimidad, solicita ayudas al Ministerio y a la Consellería de Cultura, para rehabilitar el tramo de muralla que va desde la Puerta Ferrisa a la Torre del Pantó, tras el desprendimiento de 10 metros del lienzo el pasado 28 de agosto. Los dos grupos políticos del consistorio coinciden en que la reparación se debe realizar con cargo a otras administraciones. Por ello, las dos mociones al respecto, se aprobaron con los once votos emitidos.

El alcalde, Rhamsés Ripollés, destacó que "cuando se produce un hecho como este desprendimiento, hemos de unir esfuerzos para conseguir financiación, para que el coste no recaiga directamente en los vecinos". Y agradeció el cambio de actitud del grupo Popular, respecto a los comunicados emitidos los días posteriores al suceso y, que se unan a los argumentos esgrimidos por la concejala de Cultura.

La edila, María Rallo, recordó que "el pasado enero ya se envió un informe a la conselleria alertando del estado del tramo de muralla entre la Puerta Ferrisa y la Torre del Pantó y, solicitando una intervención urgente ante el riesgo de derrumbe". Además, indicaba que una vez que se produjo la caída de la muralla, del siglo XIV-XV, el consistorio informó de inmediato al propietario del inmueble, el ministerio.