La historia se repite, y todo apunta a que la Junta Local Fallera de la Vall d'Uixó tampoco tendrá falleras mayores para el próximo ejercicio 2013, salvo que haya una sorpresa de última hora, y es que el tiempo se agota sin que haya candidatas que puedan cumplir los requisitos y las normativas. Sería el segundo año consecutivo en que la Vall no tendría máximas representantes falleras, aunque sí las habría en cada una de las fallas, ya que las comisiones se están manteniendo. "A pesar de la crisis están resurgiendo en cuanto a abonados y vitalidad", aseguró ayer la presidenta de la Junta Local Fallera, Elena Vicente-Ruiz.

La presidenta de la Junta Local Fallera señaló que la crisis "tuvo mucho que ver en que el pasado año no pudiéramos contar con falleras mayores, pero este año pensábamos que la situación mejoraría, pero la verdad es que el panorama económico sigue complicado". Según la representante de la JLF, había expectativas de conseguir alguna representantes pero el tiempo "se agota, a decir verdad, en julio teníamos que saber ya quienes debían ser las falleras mayores, pero seguimos sin ellas, y la verdad es que ya es muy difícil que se puedan encontrar".

No obstante, "hasta final de mes podríamos tener algo de tiempo, pero la presentación como muy tarde debería ser en noviembre, con lo que las posibilidades hoy por hoy son escasas".

Con todo, desde la Junta Local Fallera aseguran que seguirán trabajando "hasta el último minuto porque puede haber alguna candidata".

No obstante, parece ser que de cara a 2014 sí que podría haber algunas candidatas para ser falleras mayores de la ciudad que podrían salir de las falleras mayores actuales de las fallas, que claro, no pueden compatibilizar ambos cargos, pero todo ello se podría ver con el paso del tiempo, pues un cambio de reglamentación se antoja muy complicado.

Fórmulas alternativas

Así pues, desde la Junta Local Fallera de la Vall d'Uixó se preparan para tomar por segundo año consecutivo las fórmulas alternativas de representación que ya se utilizaron en las fallas pasadas, como que fueran los integrantes de la propia Junta, encabezada por la presidenta Elena Vicente-Ruiz (concejala) y dos miembros por cada una de las fallas locales los que participaran en presentaciones y actos oficiales.

Además, también se volvería a contar con las falleras mayores de las fallas, que podrían volver a repetir una "Crida a doce" como la que se celebró el pasado mes de marzo.

La situación que se está viviendo en estas fiestas no es exclusiva de la Vall. En toda la provincia, los municipios han notado cómo la crisis ha enfriado los ánimos de muchas familias por presentar a sus hijas a cargos representativos en las fiestas locales ya que el desembolso es elevado. En Almassora, por ejemplo, han decidido hacer extensible a la reina la ayuda económica de 1.200 euros que facilitan a las damas de la ciudad para facilitar la continuidad de esta figura en tiempos de crisis. Hasta ahora ninguna representante la había solicitado. En otros municipios, las reinas han repetido más de un ejercicio.