Antes de que un correfoc y el castillo de fuegos artificiales pongan punto y final esta noche a la semana de fiestas en Benicàssim, el municipio celebró ayer el día dedicado a su patrón Santo Tomás de Villanueva.

La jornada comenzó con el disparo de varias carcasas para anunciar la festividad en el municipio y el primer acto fue la misa del mediodía que ofició el párroco. A continuación el santo salió a la calle para presidir la procesión que recorrió las principales calles del municipio. La reina infantil, Sara Ferrando, fue la encargada de encender la traca multicolor que tuvo lugar en la calle Santo Tomás y que marcó el inicio de la procesión. Además de los numerosos vecinos que acompañaron al patrón a lo largo de todo el recorrido, el acto contó con la presencia de Sara Ferrando, su corte de honor y gran parte de la corporación municipal. Al finalizar los actos más tradicionales y religiosos, muchos de los presentes se trasladaron al centro de Formación Josep Barberà i Ceprià que ayer abrió por primera vez las puertas.

El edil de Cultura y Educación, Mauro Soliva, fue el encargado de abrir el acto y señaló que el nuevo centro "es un espacio polivalente que va a albergar diferentes acciones formativas".

A partir del 15 de octubre las áreas que se trasladarán al nuevo espacio situado en los bajos del Carmelitano son la Agencia de Empleo y Desarrollo Local, la Oficina Municipal de Promoció de l'Ús del Valencià, la UNED Senior y la sección de idiomas de la formación de personas adultas.

Tal y como recordó la alcaldesa, Susana Marqués, durante la inauguración, las obras estuvieron paralizadas durante más de un año y para poder abrirse se han tenido que resolver los problemas de insonorización que había en las aulas con paneles acústicos así como unificar todo el edificio mediante una pasarela interior.

Llegada la tarde, la música y el baile fueron los protagonistas con motivo del festival folclórico a cargo de los grupos de danzas Coros y Danzas de Nuestra Señora del Rosario de Alcuésar (Cáceres), el grupo El Ball del Pastor de Traiguera, y el grupo local y anfitrión El Cremaller. Todos ellos realizaron un pasacalle y ofrecieron sus mejores bailes en la plaza Corts Valencianes. La música siguió hasta la madrugada en el recinto ferial a cargo de la orquesta Valencia y a las 3 horas jóvenes disfrutaron de la Cordà, un acto que se ha recuperado.