El presidente de la Junta Local de Fiestas (JLF) de Almassora, Manuel Galí, dejará su cargo cuando acaben las celebraciones en honor a la Mare de Déu del Roser. Así lo ha confirmado el propio Galí, que se enfrenta a sus últimas fiestas como máximo responsable del ente tras cinco años de dedicación. Sustituyó a Javier Navarro en el cargo el 7 de agosto de 2007 y fue reelegido por el pleno municipal en julio de 2011.

En su etapa al frente de la Junta Local de Fiestas ha trabajado codo con codo con Vicente Bernat en la anterior legislatura y con Arturo Soler desde los últimos comicios.

El formato de la programación se ha mantenido en estos años en un intento por mantener la tradición e introducir algunas novedades para contentar a un público heterogéneo. El festival de las Caragolà forman parte de la discreta innovación implantada en las fiestas patronales.

La Junta Local de Fiestas de Almassora está formada por un grupo de voluntarios que trabaja de forma altruista para confeccionar los programas de actos en honor a Santa Quitèria y la Mare de Déu del Roser.

Dificultades

En los últimos tiempos, el recorte presupuestario en la partida de Fiestas ha obligado a la JLF, dependiente del consistorio, a ajustarse a las necesidades del momento y renunciar, como explica el propio Galí, a la contratación de conciertos, que ceden paso a festivales y discotecas móviles, o al encierro de toros.Las dificultades económicas también se han visto reflejadas en el descenso de candidatas a ocupar la corte de honor, si bien la Junta Local de Fiestas ha trabajado para que las tres jóvenes que han aceptado el cargo este año se vieran colmadas de atenciones.

Al margen de las circunstancias propias de la crisis, la JLF ha hecho frente este año al capítulo sin duda más desagradable para todos sus integrantes: la detención de uno de ellos, acusado de perpetrar 11 atracos en diversas entidades bancarias.

La noticia de la entrada en prisión de este vecino de Almassora y colaborador de la plataforma cayó como un jarro de agua fría para la gente de la fiesta y, por supuesto, para sus compañeros de la Junta, ajenos a la actividad delictiva que le imputa la Guardia Civil.

Tras su detención, la plataforma que todavía preside Manuel Galí ha continuado trabajando para ofrecer el próximo mes de octubre un programa de fiestas acorde al municipio, con actividades para todos los públicos.

Su sucesor tendrá ahora que presentar su candidatura para que el pleno ratifique el nombramiento después de las celebraciones en honor a la Mare de Déu del Roser.