La crisis ha llegado a las fallas, y más aún con la subida del IVA en algunos casos del 8 al 21% ya que no sólo afecta a los monumentos falleros sino que también salpica a las floristerías, peluquerías y decoración. El concejal de Fiestas, Carlos Solà, se reunió ayer por la tarde con la Federació de Falles para "negociar" hasta "seis medidas de recorte" que se pondrán en marcha este mismo ejercicio fallero, y que "ayudarán a absorber la subida del IVA".

Solà eludió adelantar todas las medidas, ya que "muchas de ellas se tienen que negociar con las fallas, y que ellas planteen propuestas de recortes que puedan ver necesarias". Pese a todo, la primera de las medidas que afectará al bolsillo de cada fallera será la adquisición de la "banda" que se coloca el día de la exaltación del Teatro Payà. Hasta la fecha, el Ayuntamiento de Burriana se hacía cargo de la compra de las bandas de todas las falleras de Burriana, pero a partir de este año las bandas las compraran cada fallera. El presupuesto de una banda supone 30 euros, pero "el coste de todas las bandas para el ayuntamiento es casi de 8.000 euros, que nos ahorraremos para completar el presupuesto por otro sitio".

Además de esta medida, Solà tiene pensadas cinco más para plantear a las fallas. La segunda no afectará a los bolsillos de las comisiones falleras, pero ayudará a recortar en gastos. Se trata de la confección del libro fallero de las fallas. "Este año lo elaborará la Junta Local Fallera. Nosotros lo maquetaremos, y nos encargaremos de recopilar la información, fotografías y demás, y después la empresa que lo imprima tendrá que colocar las publicidades que Junta Local Fallera conseguirá durante este año", indicó.

Así pues, los miembros de Junta Local Fallera actuarán como maquetadores del libro, pero también, como comerciales para encontrar publicidades para el libro fallero, ya que "de las publicidades pagaremos el coste de la impresión del libro", aseguró el edil de Fiestas. De esta manera, el Ayuntamiento ahorrará 6.600 euros que costaba la confección e impresión del libro fallero.

El resto de las medidas "van enfocadas en relación a la situación en la que nos encontramos. Si tratamos de no tocar las subvenciones de las fallas, y mantener los premios, aunque sean cuantías bajas, tenemos que recortar de otros sitios para que el presupuesto que tenemos cuadre. Hasta ahora se vivía por encima de las posibilidades, y ahora tenemos que hacerlo así", aseguró Solà. El edil de Fiestas confirmó que "el año que viene podremos contar con el mismo presupuesto para las fallas que este año, 120.000 euros, y por eso, tenemos que hacer números y recortar de más sitios".