El Ayuntamiento de Castelló mantiene en marcha el proceso de recuperación de los terrenos del Grau que actualmente son ocupados por un aeródromo, lugar donde prevé levantar la Ciudad de las Lenguas. Así, ya ha notificado sus planes a la dirección general de Aviación Civil para que dé el visto bueno al traslado del Aeroclub a otro emplazamiento, según subrayó ayer el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Mulet.

El Gobierno central ha de emitir un informe validando el cambio de lugar del aeródromo, dado que cedió su superficie en 1958 con la condición de que se mantuviera como campo de aviación civil. El ejecutivo local inició en enero el plan de reversión de esta parcela, que es de titularidad municipal. No obstante, el Aeroclub permanecerá en este punto hasta que se construya la Ciudad de las Lenguas, y para el comienzo de sus obras todavía quedan como mínimo 3 años por la falta de financiación de la Generalitat Valenciana.

El Consell ha dejado en punto muerto el máster plan que aprobó en 2011 por su alto coste para las arcas públicas (60 millones de euros). Ante la imposibilidad de ejecutar de forma inmediata las obras, ha iniciado una redifinición del contenido. Para ello ha contratado los servicios de una consultora que suponen 40.000 euros a las arcas autonómicas. El Consell previó en principio la enseñanza del castellano y valenciano y ahora amplía esta oferta a las lenguas emergentes.

La Generalitat pretende erigir este proyecto con la ayuda del sector privado. Mulet reiteró ayer que será una "realidad".