El Ayuntamiento de Onda se niega a pagar unas 40 facturas de telefonía por valor de 100.000 euros al no obtener el reconocimiento de los técnicos. Así lo trasladó ayer martes la teniente de alcalde de Hacienda, Carmina Ballester, en una rueda de prensa en la que se adentró en la situación de la economía local, sobre todo en lo que se refiere al pago de proveedores.

"Nos llegan incluso facturas de 2009 o de 2010 que nadie sabe exactamente de qué son, por lo que además de devolver las facturas, que luego nos vuelven a remitir, estamos elaborando un dossier para estar preparados por si nos toca acudir a los tribunales", explicó Ballester.

Existen además otras 20 facturas que están paralizadas, "como una de vales de comida de un supermercado de 2010 y otra de una publicidad en un medio de comunicación en el mes de marzo de 2011", indicó Ballester, quien remarcó que de Onda "solo existen paralizados cuatro pagos y son por un montante inferior a los 2.000 euros".

En total, son 65 facturas pendiente de pago que ascienden a un montante de 133.615, y de los que 100.000 son de telefonía. "Vamos a luchar hasta el final por este dinero", señaló la concejala, quien volvió a repasar la evolución de las arcas municipales desde que el PP entró en el ayuntamiento. En este sentido, exaltó todas las medidas de ahorro que han implantado desde entonces y lamentó las "sorpresas" en forma de facturas y pagos que han entrado en el consistorio, como es el caso de las expropiaciones.

De todas, formas, la concejala de Hacienda espera cumplir con el plan de estabilidad para conseguir el equilibrio en 2014. De momento, al año que viene se volverá a pedir un adelanto a la diputación.