A diferencia de otros puntos de la Comunitat, el temporal apenas ha causado daños en la provincia de Castelló. Las lluvias registradas no han sido torrenciales como en Valencia y son beneficiosas para paliar la sequía.

Mientras en municipios valencianos como Quart de Poblet se llegaron a recoger 225 litros por metro cuadrado, la cifra máxima en la provincia de Castelló fue los 47 litros por metro cuadrado de Altura, seguida de cerca por Alfondeguilla, que recibió 45,6 litros. Los datos, de la web del Ministerio de Ambiente, corresponden al periodo que va desde las 20 horas del pasado viernes hasta las 20 horas de ayer sábado.

El servicio de Emergencias ratificó la situación de normalidad al indicar que frente a las casi 2.000 llamadas recibidas desde la provincia de Valencia o las casi 700 de la de Alicante, los castellonenses solo realizaron 37 llamadas a dicho servicio y, en la práctica totalidad de los casos, era por zonas inundadas que impedían el acceso a viviendas o locales, así como a diferentes vías de comunicación.

Precisamente, los vecinos de la playa de Almassora tuvieron que achicar agua de las terrazas y limpiaron los destrozos causados por el lodo. El temporal se llevó por delante la arena de la playa de Almassora y los contenedores de basura se desplazaron por la carretera mientras los afectados intentaban recuperar la normalidad. Las embarcaciones de recreo acabaron varadas en la playa por el oleaje y el vendaval. Según la Autoridad Portuaria de Castelló, el temporal no causó daño alguno ni a las instalaciones ni a las embarcaciones.

El alcalde de Benicarló, Marcelino Domingo, aseguró que la lluvia ha caído en el municipio "con conocimiento". Además, subrayó que el municipio tenía mucha necesidad de agua "y no hemos tenido ningún problema de inundaciones, no hemos tenido que cortar caminos ni pasos. Ha llovido bien y las infraestructuras han respondido bien".