El CF Torreblanca, que se mentalizaba para afrontar el play-off de ascenso a Regional Preferente, se encontró con una sorpresa en la última jornada. Un error monumental del CD Castellón B le costó caro. Los torreblanquinos impugnaron el partido entre el filial albinegro y el Cálig CF y la FFCV les dio la razón. La resolución les hizo acabar la fase regular como campeón y por consiguiente con el ascenso directo a Preferente. Sin tener que esperar.

Los rojiblancos regresan a la Regional Preferente diecinueve temporadas después de la última vez que se asomaron en esta categoría. El equipo que entrena el tándem Manolo Ramos-Fran Canales y que preside José Giolino ya está en marcha para reforzar bien el plantel de futbolistas y así competir con garantía en una categoría muy exigente, que requiere de un bloque sólido.

Seguirá el presidente y también los entrenadores. Con los refuerzos que llegarán se intentará lograr la permanencia.